Proyecto ley EEUU seguridad en cabina

Image result for 11-SAW | 2019 02 10 17:14 | AVIATION SAFETY

Legisladores estadounidenses presentan proyecto de ley bipartidista sobre la seguridad de la cabina

Los legisladores de Estados Unidos están presionando para que se refuerce la seguridad de la aviación con un proyecto de ley bipartidista que exigirá que las aerolíneas de pasajeros instalen puertas de seguridad secundarias entre las cabinas y la cabina del avión actual para evitar otro ataque al estilo del 11 Septiembre 2001 (11S).

Los secuestros siguen siendo una amenaza a pesar de las mejoras en la seguridad de la aviación mundial desde el 11 de Septiembre de 2001, cuando los aviones secuestrados volaron al World Trade Center de Nueva York y al Pentágono, cuatro representantes de los EEUU, los demócratas Andre Carson y Josh Gottheimer, y los republicanos Brian Fitzpatrick y Peter King, dijeron en una oración. El año pasado, el Congreso impuso un requisito de barreras secundarias, destinadas a evitar que los posibles secuestradores apresuren la cabina de los pilotos cuando los pilotos toman descansos o comidas en el baño, para futuros aviones comerciales de nueva fabricación. Pero esa legislación no abordaba los aviones existentes.

El nuevo proyecto de ley, presentado la semana pasada, extendería el requisito a todos los aviones de pasajeros. Las barreras secundarias permitirían que un piloto cierre la puerta de la cabina antes de abrir otra puerta al resto del avión. Las medidas actuales para proteger la cubierta de vuelo incluyen estacionar una asistente de vuelo o un carrito de comida frente a la cabina.

Un estudio realizado por la Administración Federal de Aviación (FAA), que supervisa la seguridad de la aviación, concluyó que las cabinas son vulnerables cuando los pilotos salen y citó las puertas secundarias como la forma de protección más eficiente y rentable, según el comunicado de prensa emitido el miércoles.

Costos a la seguridad

Las barreras livianas de malla de alambre costarían entre US$ 5.000 y US$ 12.000 por avión, dijeron los legisladores. Airlines for America (A4A), un grupo comercial de la industria que representa a los grandes operadores comerciales como American Airlines, Southwest Airlines y United Airlines, dijo que las aerolíneas individuales deberían ser las que decidan si instalar o no dichos sistemas. El portavoz de la asociación, Vaughn Jennings, dijo que la industria de las líneas aéreas ha trabajado en estrecha colaboración con la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) para implementar un sistema de seguridad de varias capas después del 9/11 y señaló que algunas líneas aéreas de los Estados Unidos.

El sindicato de pilotos, The Air Line Pilots Association (ALPA), dijo que apoyaba la legislación y pidió a la FAA que implementara de inmediato el lenguaje requerido por el Congreso el año pasado en los nuevos aviones de pasajeros para ayudar a garantizar la seguridad de nuestras cabinas.

Tras los ataques del 11 Septiembre 2001, las aerolíneas reforzaron las puertas de la cabina y la TSA lanzó un avanzado equipo de detección en el aeropuerto. La TSA también supervisa el Servicio Federal de Policía Aérea, que despliega oficiales de vuelo armados de los EEUU en vuelos en todo el mundo. Pero los críticos han cuestionado la efectividad de la inspección de pasajeros y el programa de mariscal de vuelo.

El nuevo proyecto de ley para las barreras secundarias se llama Ley de Seguridad Aérea Mejorada de Saracini, luego del piloto Victor Saracini, quien murió cuando su avión fue secuestrado durante los ataques del 9/11. Su viuda, Ellen, ha sido una defensora de la legislación para la seguridad de la aviación.AW-Icon-TXT-01

Image result for 11-SProject law US cabin security

US lawmakers submit bipartisan bill on cabin safety

US lawmakers are pushing for aviation security to be reinforced with a bipartisan bill that will require passenger airlines to install secondary security doors between the cabins and the cabin of the current plane to prevent another attack in the style of the aircraft. 11 September 2001 (11S).

Kidnappings remain a threat despite improvements in global aviation security since September 11, 2001, when hijacked airplanes flew to the World Trade Center in New York and the Pentagon, four representatives from the US, the Democrats Andre Carson and Josh Gottheimer, and Republicans Brian Fitzpatrick and Peter King, said in a prayer. Last year, Congress imposed a requirement of secondary barriers, designed to prevent potential hijackers from rushing the pilot’s cabin when pilots take breaks or meals in the bathroom, for future commercial aircraft of new manufacture. But that legislation did not address existing aircraft.

The new bill, introduced last week, would extend the requirement to all passenger aircraft. Secondary barriers would allow a pilot to close the cabin door before opening another door to the rest of the aircraft. Current measures to protect the flight deck include parking a flight attendant or a food cart in front of the cabin.

A study conducted by the Federal Aviation Administration (FAA), which oversees aviation safety, concluded that the cabins are vulnerable when pilots leave and cited the secondary doors as the most efficient and cost-effective form of protection, according to the statement. press issued on Wednesday.

Security costs

Lightweight wire mesh barriers would cost between US$ 5,000 and US$ 12,000 per plane, lawmakers said. Airlines for America (A4A), an industry trade group that represents large commercial operators such as American Airlines, Southwest Airlines and United Airlines, said individual airlines should decide whether or not to install such systems. The association’s spokesman, Vaughn Jennings, said the airline industry has worked closely with the Transportation Security Administration (TSA) to implement a multilayer security system after 9/11 and noted that some Airlines of the United States.

The pilots’ union, The Air Line Pilots Association (ALPA), said it supported the legislation and asked the FAA to immediately implement the language required by Congress last year on new passenger aircraft to help ensure the safety of the aircraft. our cabins.

After the attacks of 11 September 2001, the airlines reinforced the cabin doors and the TSA launched an advanced detection equipment at the airport. The TSA also oversees the Federal Air Police Service, which deploys armed flight officers from the US on flights around the world. But critics have questioned the effectiveness of passenger inspection and the flight marshal program.

The new bill for secondary barriers is called Saracini’s Enhanced Air Safety Law, after pilot Victor Saracini, who died when his plane was hijacked during the 9/11 attacks. His widow, Ellen, has been an advocate of legislation for aviation security. A \ W

 

 

Ξ A I R G W A Y S Ξ
SOURCE: Airgways.com
DBk: Reuters.com / Airgways.com
AW-POST: 201902101714AR

A\W   A I R G W A Y S ®

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s