Boeing persigue puesta aérea 737 MAX

AW | 2020 07 04 19:15 | AVIATION SAFETY

Boeing continúa hacia la recertificación de su aeronave 737 MAX

The Boeing Company junto a la Federal Aviation Administration (FAA) han iniciado los test de vuelos para la recertificación del modelo de la línea de cuarta generación Boeing 737 MAX convirtiendo un paso más hacia su entrada en servicio. Esta semana, el personal de Boeing y de la FAA completó tres días de vuelos de prueba, una parte clave del proceso para determinar si los recientes cambios de diseño han hecho que el avión sea seguro para volar.

El proceso de recertificación aún no se ha completado, por lo que Boeing ahora está bien posicionado para reanudar las entregas de 737 MAX a finales de este año. Desafortunadamente, la pandemia de Coronavirus ha aplazado las pruebas de vuelos por cuestiones de seguridad, pero al mismo tiempo ha diezmado la demanda de aviones en los últimos meses, perdiendo más de 600 órdenes solicitadas a la compañía americana.

Siguientes procesos

Boeing y la FAA continuarán con otros pasos hacia la recertificación del 737 MAX. En las próximas semanas, los funcionarios de la FAA analizarán los datos recopilados durante la reciente serie de vuelos de prueba. Esto les ayudará a verificar la efectividad de los cambios de diseño de Boeing. Otros próximos pasos en el proceso de recertificación incluyen el análisis de los procedimientos propuestos para la capacitación de pilotos y la documentación suministrada por Boeing. Después de un período de comentarios públicos, la FAA puede finalmente tomar las medidas tan esperadas de recertificar el 737 MAX y delinear los procedimientos que las aerolíneas deben seguir para reactivar sus flotas 737 MAX.

Según la línea de tiempo actual, que aún podría cambiar, la FAA puede recertificar el 737 MAX a mediados de Septiembre 2020. Eso permitiría un retorno al servicio en los Estados Unidos antes de fin 2020. Sin embargo, la recertificación no marcará el final de la saga de puesta a tierra 737 MAX. Los reguladores internacionales, particularmente en Europa (EASA), están listos para exigir modificaciones adicionales a los sistemas de seguridad del Boeing 737 MAX para fines del próximo año. Estos cambios y las modificaciones para los aviones que ya se han producido agregarán costos para Boeing y afectarán las ganancias futuras. Los pilotos también necesitarán capacitación adicional en el simulador para volar el 737 MAX en el futuro, lo que podría desencadenar pagos de Boeing a los clientes de las aerolíneas para cubrir el costo relacionado.

Mercado escaso

A pesar de los defectos de diseño iniciales del Boeing 737 MAX y los accidentes resultantes, el avión tenía una gran demanda antes de la pandemia de Coronavirus. Entre la fuerza de la demanda global de viajes aéreos y las limitaciones de producción en Airbus, cancelar los pedidos de 737 MAX no era una opción realista para la mayoría de los clientes de Boeing anterior a la pandemia. Actualmente, la situación es muy diferente. Los viajes aéreos permanecen muy por debajo de los niveles de 2019, y los expertos de la industria creen que la demanda tardará varios años en recuperarse por completo. Como resultado, las aerolíneas están tratando de diferir o cancelar tantas entregas de aviones como sea posible. Debido a los extensos retrasos en la entrega de los aviones 737 MAX programados originalmente para ser entregados en 2019 y 2020, los clientes en muchos casos tienen derecho a cancelar algunos de sus pedidos.

En los primeros cinco meses de 2020, más de 600 pedidos 737 MAX se evaporaron de la cartera de pedidos de Boeing. Mientras tanto, la compañía aseguró solo un puñado de pedidos netos para sus modelos de cuerpo ancho.

La avalancha de cancelaciones de pedidos aún no ha terminado. La semana pasada, la compañía de leasing BOC Aviation anunció que había cancelado 30 pedidos del Boeing 737 MAX. Más significativamente, Norwegian Air Shuttle ASA ha cancelado Boeing 737 MAX (92) y Boeing 787 Dreamliner (5). La aerolínea europea de presupuesto que se tambaleaba financieramente ha presentado una demanda exigiendo una indemnización por pérdidas debido a la conexión a tierra del 737 MAX y los problemas del motor para su flota actual 787. También quiere que Boeing devuelva sus depósitos previos a la entrega. Teniendo en cuenta que Norwegian era un cliente importante y que Boeing tiene más de US$ 50 mil millones en anticipos de clientes y facturas de progreso, es probable que estos depósitos sumen cientos de millones de dólares.

Todavía hay un puñado de aerolíneas ansiosas por nuevos aviones. A medida que se recupere la demanda de viajes aéreos, otras aerolíneas también necesitarán comprar nuevos aviones para reemplazar los aviones antiguos y permitir el crecimiento. Sin embargo, la demanda podría mantenerse muy por debajo de los niveles anteriores en el futuro previsible, suponiendo que el viaje aéreo global crezca a un ritmo más lento durante la próxima década que en los últimos cinco años.

Tiempos sombríos por delante

En los primeros 12 meses después de la puesta a tierra del 737 MAX en Marzo 2020, Boeing pudo compensar parcialmente la quema de efectivo de esa parte de su negocio con las ganancias de sus programas de jet de cuerpo ancho y su negocio de servicios. Pero en el entorno actual, esas fuentes de efectivo también se están agotando. Las aerolíneas están retirando aviones antiguos en lugar de gastar dinero en ofertas de servicios de Boeing que podrían extender la vida útil de esos aviones. Simultáneamente, la demanda de todo el cuerpo se ha desplomado, ya que es probable que los viajes internacionales sean una de las partes más lentas del mercado de la aviación en recuperarse.

Por ejemplo, Boeing está reduciendo a la mitad la producción de 787, de una régimen de 14 por mes a siete mensuales. Sin embargo, incluso esa tasa de producción puede ser demasiado ambiciosa. Mientras que Boeing entregó 29 Boeing 787 Dreamliners en el primer trimestre (1Q2020), parece haber entregado solo siete en el segundo trimestre (2Q2020). Además, los clientes clave como Qatar Airways, que representa el 9% de la cartera de pedidos de Boeing, están exigiendo aplazamientos de pedidos de varios años.

Perspectiva Boeing

La demanda de aeronaves se recuperará eventualmente, pero que sin dudas tardará en alcanzar a los niveles anteriores a la pandemia. Mientras tanto, Boeing se ha endeudado con decenas de miles de millones de dólares y está gastando dinero en efectivo a un ritmo arrasador. Entre bastidores, después que pase la tormenta perfecta, el constructor americano tendrá forzosamente que aprender la valiosa lección de la confiabilidad.

Boeing pursues 737 MAX airlift

Boeing continues toward recertification of its 737 MAX aircraft

The Boeing Company together with the Federal Aviation Administration (FAA) have started flight tests for the recertification of the model of the fourth generation Boeing 737 MAX line, turning one more step towards its entry into service. This week, Boeing and FAA staff completed three days of test flights, a key part of the process to determine if recent design changes have made the plane safe to fly.

The recertification process has not yet been completed, so Boeing is now well positioned to resume deliveries of 737 MAX later this year. Unfortunately, the Coronavirus pandemic has delayed flight testing for security reasons, but at the same time it has decimated demand for planes in recent months, losing more than 600 orders requested from the American company.

Next processes

Boeing and the FAA will continue with other steps toward recertification of the 737 MAX. In the coming weeks, FAA officials will analyze data collected during the recent series of test flights. This will help them verify the effectiveness of Boeing’s design changes. Other next steps in the recertification process include reviewing the proposed procedures for pilot training and documentation provided by Boeing. After a period of public comment, the FAA can finally take the long-awaited steps to recertify the 737 MAX and outline the procedures airlines must follow to reactivate their 737 MAX fleets.

Based on the current timeline, which could still change, the FAA may recertify the 737 MAX in mid-September 2020. That would allow for a return to service in the United States before the end of 2020. However, recertification will not mark the end of the grounding saga 737 MAX. International regulators, particularly in Europe (EASA), are set to demand additional modifications to the Boeing 737 MAX’s safety systems by the end of next year. These changes and modifications for aircraft that have already occurred will add costs to Boeing and affect future earnings. Pilots will also need additional simulator training to fly the 737 MAX in the future, which could trigger Boeing payments to airline customers to cover the related cost.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aw-boeing.com_007.jpg

Scarce market

Despite the initial design flaws in the Boeing 737 MAX and the resulting accidents, the plane was in high demand before the Coronavirus pandemic. Between the strength of global air travel demand and production constraints on Airbus, canceling orders for the 737 MAX was not a realistic option for most pre-pandemic Boeing customers. Currently, the situation is very different. Air travel remains well below 2019 levels, and industry experts believe that it will take several years for demand to fully recover. As a result, airlines are trying to defer or cancel as many aircraft deliveries as possible. Due to extensive delivery delays for 737 MAX aircraft originally scheduled to be delivered in 2019 and 2020, customers are in many cases entitled to cancel some of their orders.

In the first five months of 2020, more than 600 737 MAX orders evaporated from Boeing’s order book. Meanwhile, the company secured just a handful of net orders for its widebody models.

The rush of order cancellations is not over yet. Last week, the leasing company BOC Aviation announced that it had canceled 30 orders for the Boeing 737 MAX. More significantly, Norwegian Air Shuttle ASA has canceled Boeing 737 MAX (92) and Boeing 787 Dreamliner (5). The financially reeling European budget airline has filed a lawsuit demanding compensation for losses due to the grounding of the 737 MAX and engine problems for its current 787 fleet. It also wants Boeing to return its pre-delivery deposits. Considering that Norwegian was a major customer and that Boeing has more than US$ 50 billion in customer advances and progress invoices, these deposits are likely to total hundreds of millions of dollars.

There are still a handful of airlines eager for new planes. As demand for air travel picks up, other airlines will also need to buy new planes to replace old planes and allow for growth. However, demand could remain well below previous levels for the foreseeable future, assuming that global air travel grows at a slower rate over the next decade than in the past five years.

Gloomy times ahead

In the first 12 months after the 737 MAX was grounded in March 2020, Boeing was able to partially offset the cash burn of that part of its business with the profits from its widebody jet programs and services business. But in today’s environment, those sources of cash are also running low. Airlines are retiring old planes instead of spending money on Boeing service offerings that could extend the life of those planes. Simultaneously, demand for the entire body has plummeted, as international travel is likely to be one of the slowest parts of the aviation market to recover.

For example, Boeing is halving production of 787s, from a regime of 14 per month to seven a month. However, even that production rate can be too ambitious. While Boeing delivered 29 Boeing 787 Dreamliners in the first quarter (1Q2020), it appears to have delivered only seven in the second quarter (2Q2020). In addition, key customers like Qatar Airways, which represents 9% of Boeing’s order book, are demanding multi-year order deferrals.

Boeing perspective

Aircraft demand will eventually recover, but it will undoubtedly take time to reach pre-pandemic levels. Boeing, meanwhile, has taken on tens of billions of dollars in debt and is spending cash at a whopping pace. Behind the scenes, after the perfect storm passes, the American builder will necessarily have to learn the valuable lesson in reliability.

Ξ A I R G W A Y S Ξ
PUBLISHER: Airgways.com
DBk: Boeing.com / Faa.gov / Fool.com / Airgways.com
AW-POST: 202007041915AR

A\W   A I R G W A Y S ®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s