Record autonomía A321LR

AW | 2021 09 11 20:04 | AIRLINES

Azores Airlines bate récord autonomía 7.874 kilómetros

AzoresAirlines Isologotype_002

El Airbus A321LR (Long Range) de Azores Airlines con matrícula CS-TSI realizó un vuelo récord el Martes 7 de Septiembre de 2021, volando sin escala desde Oakland, California (CA) a la Isla Terceira en las Azores. En un vuelo de 9 horas y 49 minutos, el avión voló una distancia de 7.874 kilómetros, un nuevo récord de la variante de largo radio de acción del A321LR.

Azores Airlines alcanzó un nuevo récord del anterior marca cuando un Airbus A321LR voló sin escala desde Lisboa a Bogotá, Colombia, en Enero de 2021, cubriendo una distancia de 7.651 kilómetros por parte de la compañía canadiense Air Transat, que puso el avión en un vuelo de Montreal a Atenas y lo voló durante 7.600 kilómetros.

Azores Airlines anteriormente conocida como SATA International es una aerolínea portuguesa con una base principal en el Aeropuerto de Ponta Delgada en las Azores. La compañía es propiedad del Grupo SATA Group, que todavía opera una segunda aerolínea, SATA Air Açores, que opera vuelos entre las islas del archipiélago de las Azores. En 2018, Azores Airlines había atraído la atención como una de las últimas operadoras de aviones Airbus A310. Estos aviones han sido reemplazados por el A321NEO y A321LR.

Azores Airlines planea comenzar a volar en la próxima ruta transatlántica. El vuelo existente desde las Azores a Boston y Toronto se unirá desde Funchal, Madeira, al Aeropuerto New York/J.F. Kennedy/JFK a partir del 29 de Noviembre de 2021. Mientras tanto, la nueva línea será operada una vez a la semana por el Airbus A320NEO.

Record autonomy A321LR

Azores Airlines breaks autonomy record 7,874 kilometers

AW-Azores Airlines_Isotype

The Azores Airlines Airbus A321LR (Long Range) with registration CS-TSI made a record flight on Tuesday, September 7, 2021, flying nonstop from Oakland, California (CA) to Terceira Island in the Azores. In a flight of 9 hours and 49 minutes, the aircraft flew a distance of 7,874 kilometers, a new record for the long-range variant of the A321LR.

Azores Airlines reached a new record from the previous mark when an Airbus A321LR flew nonstop from Lisbon to Bogotá, Colombia, in January 2021, covering a distance of 7,651 kilometers by the Canadian company Air Transat, which put the plane on a flight. from Montreal to Athens and flew it for 7,600 kilometers.

Azores Airlines formerly known as SATA International is a Portuguese airline with a main base at Ponta Delgada Airport in the Azores. The company is owned by the SATA Group, which still operates a second airline, SATA Air Açores, which operates flights between the islands of the Azores archipelago. In 2018, Azores Airlines had attracted attention as one of the last Airbus A310 aircraft operators. These aircraft have been replaced by the A321NEO and A321LR.

Azores Airlines plans to start flying on the next transatlantic route. The existing flight from the Azores to Boston and Toronto will link from Funchal, Madeira, to New York/J.F Airport. Kennedy/JFK from November 29, 2021. Meanwhile, the new line will be operated once a week by the Airbus A320NEO.

PUBLISHER: Airgways.com
DBk: Azoresairlines.pt / Airbus.com / Airgways.com
AW-POST: 202109112004AR

A\W   A I R G W A Y S ®

SalamAir recibe 1er A321NEO

AW | 2021 09 11 17:01 | AIRLINES / INDUSTRY

Primer operador Airbus A321NEO en Omán

AW-SalamAir_Isologotype_TX

SalamAir, con sede en el Aeropuerto Internacional de Mascate, recibió este Viernes 10/09 el primero de dos aviones Airbus A321NEO, mientras busca expandir su alcance desde el Sultanato de Omán. La nueva incorporación permitirá ofrecer un alto nivel de confort y expandir su red de servicios a nuevos destinos en Europa, el Lejano Oriente y África.

La nueva incorporación ha sido tomada de GE Capital Aviation Services (GECAS),el avión llamado Masirah W con el número de registro A4O-OXA y presenta una configuración para 212 pasajeros, configurado en cuatro asientos de Clase Ejecutiva y 208 asientos de Clase Económica. Posee una de las flotas más jóvenes de Oriente Medio con seis Airbus A320NEO (6) y el nuevo Airbus A321NEO (1). SalamAir tiene una flota de edad media de 2,2 años. Actualmente, tiene una red de destinos a más de 84 aeropuertos en 35 países.

SalamAir empleará su nuevo Airbus A321NEO en rutas desde el Aeropuerto Internacional de Mascate/MCT hacia el Aeropuerto Internacional de Salalah (SLL) en Omán con siete frecuencias semanales (7Frq/S) desde el 11/09. Al Aeropuerto de Trabzon (TZX) en Turquía a partir del 12/09 con una frecuencia semanal (1Frq/S). Al Aeropuerto Internacional Sabiha Gokcen Estambul (SAW) a partir del 13/09, con una frecuencia semanal. Al Aeropuerto Internacional Hazrat Shahjalal (DAC) en Dhaka, Bangladesh, a partir del 14/09 con cinco vuelos semanales (5Frq/S).

Con el arribo del nuevo Airbus A321NEO, SalamAir se convierte en una de las primeras aerolíneas en operar el avión en la Región de Oriente Medio. El alcance extendido de la aeronave y su capacidad para volar sin escalas durante hasta ocho horas de autonomía cumplen con los planes de SalamAir de conectar el Sultanato con el resto de la región. SalamAir está afianzando el mercado para satisfacer la demanda de turismo internacional.

La aerolínea arábiga SalamAir es una compañía low cost (LCC) de Oriente Medio de rápido crecimiento. El Vicepresidente Senior y Gerente de región de GECAS, Michael O’Mahony, dijo: “GECAS se complace en entregar nuestro primer avión con SalamAir, una de las aerolíneas de bajo costo de más rápido crecimiento en el Medio Oriente. Estos aviones con motor CFM LEAP ayudarán en su expansión a ubicaciones en Asia y Europa”.

El Capitán Mohamed Ahmed, CEO de SalamAir, dijo al arribo del primer A321NEO: “Nos complace introducir el avión A321NEO más nuevo en nuestra flota a medida que continuamos expandiendo nuestra red. La inducción del avión A321NEO marca otro paso hacia la satisfacción de las necesidades de los pasajeros internacionales, regionales y nacionales en el mercado de la aviación en constante crecimiento. El empleo de este avión en nuestra flota con su alcance adicional y 32 asientos adicionales a nuestro A320NEO existente respaldará los planes de crecimiento de la red de nuestra aerolínea. Nos sentimos honrados de complementar la flota de nuestra aerolínea con un nuevo avión que ofrece costos operativos más bajos, un compromiso ecológico superior y una mayor comodidad para nuestros pasajeros. También estamos encantados de que SalamAir esté bien posicionada para ser parte y ayudar a acelerar el crecimiento de los viajes aéreos de Omán y Vison Oman 2040, contribuir al crecimiento del país es uno de los principales objetivos de nuestra compañía”.

Mikail Houari, Presidente de Airbus África y Oriente Medio, dijo: “Estamos orgullosos de nuestra asociación con SalamAir. El A321NEO es un avión de última generación que ayudará a expandir la red de la aerolínea al tiempo que brinda ahorros significativos a la aerolínea y una comodidad óptima para los pasajeros. Esperamos celebrar muchos más éxitos e hitos juntos en los años venideros”.

SalamAir receives 1st A321NEO

First Airbus A321NEO operator in Oman

SalamAir, based at Muscat International Airport, received the first of two Airbus A321NEO aircraft this Friday, 09/10, as it seeks to expand its range from the Sultanate of Oman. The new addition will allow it to offer a high level of comfort and expand its service network to new destinations in Europe, the Far East and Africa.

The new addition has been taken from GE Capital Aviation Services (GECAS), the aircraft called Masirah W with registration number A4O-OXA and features a configuration for 212 passengers, configured in four Business Class seats and 208 Economy Class seats. It has one of the youngest fleets in the Middle East with six Airbus A320NEOs (6) and the new Airbus A321NEO (1). SalamAir has an average fleet age of 2.2 years. Currently, it has a network of destinations to more than 84 airports in 35 countries.

SalamAir will use its new Airbus A321NEO on routes from Muscat International Airport/MCT to Salalah International Airport (SLL) in Oman with seven weekly frequencies (7Frq/S) from 09/11. To Trabzon Airport (TZX) in Turkey from 12/09 with a weekly frequency (1Frq/S). To Istanbul Sabiha Gokcen International Airport (SAW) from 09/13, on a weekly basis. To Hazrat Shahjalal International Airport (DAC) in Dhaka, Bangladesh, starting 09/14 with five weekly flights (5Frq/S).

With the arrival of the new Airbus A321NEO, SalamAir becomes one of the first airlines to operate the aircraft in the Middle East Region. The extended range of the aircraft and its ability to fly nonstop for up to eight hours of autonomy comply with SalamAir’s plans to connect the Sultanate with the rest of the region. SalamAir is consolidating the market to meet the demand for international tourism.

The Arabian airline SalamAir is a fast growing low cost carrier (LCC) from the Middle East. GECAS Senior Vice President and Region Manager Michael O’Mahony said: “GECAS is pleased to deliver our first aircraft with SalamAir, one of the fastest growing low-cost airlines in the Middle East. These CFM-powered aircraft LEAP will assist in its expansion to locations in Asia and Europe”.

Captain Mohamed Ahmed, CEO of SalamAir, said upon the arrival of the first A321NEO: “We are pleased to introduce the newest A321NEO aircraft to our fleet as we continue to expand our network. The induction of the A321NEO aircraft marks another step towards meeting needs. of international, regional and domestic passengers in the ever-growing aviation market The use of this aircraft in our fleet with its additional range and 32 additional seats to our existing A320NEO will support our airline’s network growth plans. We are honored to complement our airline’s fleet with a new aircraft that offers lower operating costs, a superior environmental commitment and greater comfort for our passengers. We are also delighted that SalamAir is well positioned to be a part and help accelerate the growth of air travel of Oman and Vison Oman 2040, contributing to the growth of the country is one d e the main objectives of our company”.

Mikail Houari, President of Airbus Africa and Middle East, said: “We are proud of our partnership with SalamAir. The A321NEO is a next generation aircraft that will help expand the airline’s network while providing significant savings to the airline and a optimal passenger comfort. We look forward to celebrating many more successes and milestones together in the years to come”.

طيران السلام يستقبل أول طائرة من طراز A321NEO

أول مشغل لطائرة إيرباص A321NEO في عمان

AW-SalamAir_Isologotype_TX

استقبل طيران السلام ، الذي يتخذ من مطار مسقط الدولي مقراً له ، أول طائرتين من طراز إيرباص A321NEO يوم الجمعة الموافق 09/10 ، حيث يسعى لتوسيع نطاقه انطلاقاً من سلطنة عمان. ستسمح الإضافة الجديدة لها بتقديم مستوى عالٍ من الراحة وتوسيع شبكة خدماتها إلى وجهات جديدة في أوروبا والشرق الأقصى وأفريقيا.

تم الحصول على الإضافة الجديدة من GE Capital Aviation Services (GECAS) ، وهي الطائرة المسماة Masirah W برقم تسجيل A4O-OXA وتتميز بتكوين لـ 212 راكبًا ، ومكونة في أربعة مقاعد في درجة رجال الأعمال و 208 مقاعد في الدرجة السياحية. لديها واحد من أحدث الأساطيل في الشرق الأوسط مع ستة طائرات إيرباص A320NEOs (6) وطائرة إيرباص A321NEO الجديدة (1). يبلغ متوسط ​​عمر أسطول طيران السلام 2.2 سنة. حاليًا ، لديها شبكة من الوجهات إلى أكثر من 84 مطارًا في 35 دولة.

ستستخدم طيران السلام طائراتها الجديدة من طراز إيرباص A321NEO على المسارات من مطار مسقط الدول / مطار مسقط الدولي إلى مطار صلالة الدولي (SLL) في عمان مع سبعة ترددات أسبوعية (7Frq/S) اعتبارًا من 09/11. إلى مطار طرابزون (TZX) في تركيا من 12/09 بتردد أسبوعي (1Frq/S). إلى مطار اسطنبول صبيحة كوكجن الدولي (SAW) من 09/13 ، على أساس أسبوعي. إلى مطار حضرة شاه جلال الدولي (DAC) في دكا ، بنغلاديش ، بدءًا من 09/14 بخمس رحلات أسبوعية (5Frq/S).

مع وصول طائرة إيرباص A321NEO الجديدة ، أصبحت طيران السلام واحدة من أولى شركات الطيران في منطقة الشرق الأوسط. يتوافق النطاق الموسع للطائرة وقدرتها على الطيران بدون توقف لمدة تصل إلى ثماني ساعات من الحكم الذاتي مع خطط طيران السلام لربط السلطنة ببقية المنطقة. تعمل طيران السلام على توحيد السوق لتلبية الطلب على السياحة الدولية.

شركة الطيران العربية طيران السلام هي شركة طيران منخفضة التكلفة سريعة النمو من الشرق الأوسط. قال مايكل أوماهوني ، نائب رئيس GECAS ومدير المنطقة: “يسر GECAS تسليم طائراتنا الأولى مع طيران السلام ، إحدى أسرع شركات الطيران منخفضة التكلفة نموًا في الشرق الأوسط. ستساعد هذه الطائرات LEAP التي تعمل بنظام CFM في توسعها. إلى مواقع في آسيا وأوروبا”.

قال الكابتن محمد أحمد ، الرئيس التنفيذي لطيران السلام ، عند وصول أول طائرة من طراز A321NEO: “يسعدنا تقديم أحدث طائرة من طراز A321NEO إلى أسطولنا بينما نواصل توسيع شبكتنا. يمثل بدء تشغيل طائرة A321NEO خطوة أخرى نحو تلبية الاحتياجات. عدد الركاب الدوليين والإقليميين والمحليين في سوق الطيران المتنامي باستمرار إن استخدام هذه الطائرة في أسطولنا بنطاقها الإضافي و 32 مقعدًا إضافيًا لطائرة A320NEO الحالية سوف يدعم خطط نمو شبكة خطوط الطيران لدينا. أسطول مع طائرة جديدة توفر تكاليف تشغيل أقل ، والتزامًا بيئيًا فائقًا وراحة أكبر لركابنا. ويسعدنا أيضًا أن طيران السلام في وضع جيد ليكون جزءًا منه ويساعد في تسريع نمو السفر الجوي في عُمان و Vison Oman 2040 ، المساهمة في نمو البلاد واحد د (هـ) الأهداف الرئيسية لشركتنا”.

وقال ميكائيل هواري ، رئيس شركة إيرباص أفريقيا والشرق الأوسط: “نحن فخورون بشراكتنا مع طيران السلام. إن طائرة A321NEO هي طائرة من الجيل التالي ستساعد في توسيع شبكة خطوط الطيران مع توفير وفورات كبيرة لشركة الطيران والراحة المثلى للركاب. نتطلع إلى الاحتفال بالعديد من النجاحات والمعالم الأخرى معًا في السنوات القادمة”.

PUBLISHER: Airgways.com
DBk: Salamair.com / Airbus.com / Airgways.com
AW-POST: 202109111701AR

A\W   A I R G W A Y S ®

20 ANNIVERSARIES 9/11

New Jersey – September 11, 2020, The Tribute in Light 9/11 memorial with the Statue of Liberty. New York City, USA

AW | 2021 09 11 08:40 | AVIATION HISTORY

PUBLISHER: Airgways.com
DBk: Airgways.com
AW-POST: 202109110842AR

A\W   A I R G W A Y S ®

Ξ 20 ANIVERSARIOS ATENTADOS 9/11 Ξ

AW | 2021 09 11 08:22 | AVIATION HISTORY /AVIATION SAFETY

9/11 cambió la aviación comercial para siempre
Memorial recordatorio a nivel mundial

Cuando comenzó este siglo, podías llegar al aeropuerto veinte minutos antes de un vuelo nacional en los Estados Unidos y caminar directamente hasta tu puerta. Tal vez tu pareja vendría a través de la seguridad para despedirte. Es posible que no tenga una identificación con foto en su equipaje de carga, pero podría tener cuchillas y líquidos. En 2001, Sean O’Keefe, ahora Profesor de la Universidad de Syracuse y ex presidente de la compañía aeroespacial y de defensa Airbus, fue subdirector de la Oficina de Administración y Presupuesto en la administración de George W. Bush. “En la Casa Blanca, fui miembro del equipo de Seguridad del Consejo Nacional”, dijo. Él y sus colegas habían sido informados sobre el grupo terrorista Al Qaeda y entendían la amenaza que representaba, “pero al mismo tiempo nuestra imaginación simplemente no nos dio la capacidad de pensar que algo como [9/11] podría suceder”.

Han pasado casi 30 años desde los ataques terroristas palestinos en el aeropuerto de Roma en 1973, que mataron a 34 personas y demostraron que los viajes aéreos son vulnerables al terrorismo internacional. “Eso parecía haber cambiado toda la estructura de seguridad en Europa y en el Medio Oriente de una manera que realmente no penetró en la psique estadounidense. Es esta típica mentalidad estadounidense; tenemos que experimentarlo para creerlo”, dijo Sean O’Keefe. Luego, en la mañana del 11 de Septiembre de 2001, un equipo de 19 secuestradores pudo abordar cuatro vuelos domésticos diferentes en el noreste de los Estados Unidos en una serie de ataques terroristas coordinados que cobrarían 3.000 vidas. Volar en Estados Unidos, y en el resto del mundo, nunca volvería a ser el mismo. “Algo acaba de suceder en la ciudad de Nueva York”. Sean O’Keefe estaba en el Ala Oeste de la Casa Blanca con el vicepresidente Dick Cheney cuando llegó la noticia. “Tenían la televisión encendida, de hecho era CNN”, recordó. “Sonó el teléfono. Su recepcionista estaba en la línea directa para decirle que lo subiera (suba el sonido); algo acaba de suceder en la ciudad de Nueva York”. Al igual que millones de personas en todo el mundo viendo las mismas escenas en vivo después de que el primer avión golpeó la Torre Norte del World Trade Center, Sean O’Keefe y sus compañeros asumieron que estaban presenciando un terrible accidente, un asunto de la Administración Federal de Aviación y el Departamento de Transporte. Pero cuando el segundo avión golpeó la Torre Sur 17 minutos después, Sean O’Keefe dijo: “Ese fue el momento en el que realmente fue evidencia de que esto fue algo más que un accidente, este fue un esfuerzo premeditado. Los guardias de seguridad, el Servicio Secreto, todos se movilizaron”.

Los acontecimientos de esa mañana en los Estados Unidos cambiaron a la nación “automáticamente, inmediatamente, en una obsesionada, de grandes y pequeñas maneras, con la protección de su seguridad”, escribió el historiador James Mann en 2018. “La forma en que 325 millones de estadounidenses pasan por los aeropuertos hoy comenzó el 12 de Septiembre y nunca ha vuelto a ser lo que era el 10 de septiembre”. El Gobierno de los Estados Unidos inmediatamente comenzó a trabajar en el manifiesto de seguridad que para el 19 de noviembre de 2001 se convertiría en ley como la Ley de Seguridad de la Aviación y el Transporte. “El hecho de que hubieran orquestado ese ataque con tres vuelos diferentes en tres lugares diferentes. Eso fue una verdadera bofetada en la cara. Nos recordó lo ingenuos que habíamos sido”, dejó en claro cuán vulnerable era Estados Unidos, dijo Sean O’Keefe.

Lograr el acuerdo del Congreso sobre los cambios de seguridad fue rápido y unánime, recordó. Necesitábamos “hacer que los recursos estén disponibles de inmediato, reforzar todas esas puertas y cabinas (y) realmente establecer perímetros de seguridad”. Mientras tanto, en los aeropuertos y en las aerolíneas, se introdujeron medidas de seguridad más estrictas tan pronto como se reanudaron los viajes aéreos civiles el 14 de Septiembre de 2001. La Guardia Nacional proporcionó personal militar armado en los aeropuertos, y los viajeros se enfrentaron a largas filas cuando los nuevos sistemas comenzaron. Esos primeros pasajeros posteriores al 9/11, personas que no habían cancelado o reprogramado sus viajes, aceptaron, dijo Sean O’Keefe, en gran medida el nuevo régimen de alta seguridad, con sus interrupciones y retrasos. “Todos tuvimos una epifanía el mismo día”, expresó Sean O’Keefe.

Controles de identificación

Algunos de los secuestradores del 9/11 habían podido abordar vuelos sin la identificación adecuada. Después de los ataques, todos los pasajeros mayores de 18 años necesitarían una identificación válida emitida por el gobierno para poder volar, incluso en vuelos nacionales. Los aeropuertos pueden verificar la identificación de los pasajeros o el personal en cualquier momento para confirmar que coincide con los detalles de su tarjeta de embarque.

Antes de los eventos, el Gobierno Federal de los Estados Unidos tenía una pequeña lista de personas consideradas un riesgo de amenaza para los viajes aéreos. Sin embargo, lo que actualmente conocemos como la Lista de Exclusión Aérea, un subconjunto de la Base de Datos de Detección de Terroristas que denota a las personas a las que se les prohíbe abordar aviones comerciales para viajar hacia, desde y dentro de los Estados Unidos, se desarrolló en respuesta al 9/11. En todo el mundo, los países se volvieron más estrictos con los controles de identidad, los controles de seguridad y sus propias versiones de la Lista de Exclusión Aérea. En 2002, la Unión Europea introdujo un reglamento que exigía a las aerolíneas que confirmaran que el pasajero que abordaba el avión era la misma persona que facturaba su equipaje, lo que significaba facturar la identificación tanto en el check-in del equipaje como al abordar. Más tarde en la década, las identificaciones de huellas dactilares y el escaneo de retina e iris se introdujeron en algunos países.

La creación de la TSA

La inspección de aeropuertos en los Estados Unidos solía ser fragmentaria, realizada por compañías de seguridad privada designadas por aerolíneas o aeropuertos. Como parte de la nueva ley de seguridad, en noviembre de 2001 se introdujo la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA). Ahora una agencia del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que se formó un año después, la TSA se hizo cargo de todas las funciones de seguridad de la FAA y las aerolíneas y aeropuertos de los Estados Unidos.

A finales de 2002, la agencia ya había reclutado a cerca de 60.000 empleados, escribió el historiador de la TSA Michael P.C. Smith. Mirando hacia atrás 20 años después, Sean O’Keefe reflexionó que era “un enorme desafío en ese tiempo inmediato después movilizar a todo un nuevo cuadro de fuerzas de seguridad, miles de profesionales capacitados para hacer esto. No estuvo exento de defectos. Problemas de reclutamiento y capacitación adecuada y todas las cosas que eran necesarias: pasamos por muchos ajustes y comenzamos a hacer que eso suceda”. El hecho de que los aliados, amigos y socios de Estados Unidos en todo el mundo hayan pasado por esto fue un gran beneficio.

Control de seguridad

Se informó que algunos de los secuestradores del 9/11 llevaban cortadores de cajas y cuchillos pequeños, que pudieron traer a través de la seguridad. En poco tiempo, con la nueva aplicación simplificada por parte de la TSA, las armas potenciales como cuchillas, tijeras y agujas de tejer ya no estaban permitidas a bordo, y los trabajadores del aeropuerto estaban mejor capacitados para detectar armas o explosivos. A finales de 2002, la TSA cumplió un mandato clave de la Ley de Seguridad de la Aviación y el Transporte mediante el despliegue de sistemas de detección de explosivos en todo el país. En los años siguientes, otros ataques terroristas cambiarían aún más lo que podíamos y no podíamos llevar a bordo de los aviones. En Agosto de 2006, un complot frustrado para detonar explosivos líquidos en múltiples vuelos transatlánticos dio lugar a las restricciones actuales sobre líquidos, geles y aerosoles en el equipaje de mano. Ese mismo mes, la TSA comenzó a exigir a los pasajeros que se quitaran los zapatos para detectar explosivos, cinco años después del incidente del bombardero de zapatos de 2001, y la agencia también desplegó alguaciles aéreos federales en el extranjero. Los detectores de metales eran estándar en los aeropuertos antes del 9/11, pero en Marzo de 2010, unos meses después de que el bombardero de ropa interior fuera detenido en un vuelo del día de Navidad después de un ataque fallido en el aire utilizando un dispositivo oculto debajo de su ropa, los escáneres de cuerpo completo estaban comenzando a instalarse en los aeropuertos de los Estados Unidos, y alrededor de 500 estaban en acción a fines de ese año. En Julio de 2017, en respuesta al creciente interés terrorista en ocultar dispositivos explosivos improvisados dentro de dispositivos electrónicos comerciales y otros artículos de transporte, la TSA comenzó a exigir a los viajeros que colocaran todos los dispositivos electrónicos personales más grandes que un teléfono celular en contenedores para la detección de rayos X. En febrero siguiente, también se estaba probando la tecnología de reconocimiento financiero.

Seguridad a bordo

“Solía ser que entrar en una cabina en un avión estadounidense que volaba en el espacio aéreo estadounidense era tan fácil como las puertas que usas para entrar en el (inodoro)”, recordó Sean O’Keefe. Las cabinas a prueba de balas y cerradas se convirtieron en estándar en los aviones comerciales de pasajeros dentro de los dos años posteriores al 9/11. La Ley de Armamento de los Pilotos contra el Terrorismo se promulgó en Noviembre de 2002, y en Abril siguiente, los primeros pilotos portadores de armas estaban a bordo de los vuelos comerciales de los Estados Unido. Si bien los fanáticos de la aviación y los niños alguna vez pudieron esperar recibir una visita a la cubierta de vuelo, ese sueño llegó rápidamente a su fin. El piloto de jet privado y estrella de las redes sociales Raymon Cohen le dijo a CNN Travel en Julio que cree que la inaccesibilidad sin precedentes se sumó a la mística de volar. “La gente ya no es bienvenida en la cabina, así que es como un gran secreto. Ahora esto (siguiendo a los pilotos en Instagram) es una de las únicas formas en que la gente puede ver lo que está sucediendo”.

Confianza de los pasajeros

El impacto inmediato del 9/11 incluyó una gran caída en la demanda de viajes. No solo la confianza de los pasajeros se había visto afectada, sino que la seguridad adicional significaba que la experiencia de vuelo ya no era rápida y sin complicaciones. En 2006, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estimó que los ingresos de las aerolíneas por vuelos nacionales en Estados Unidos cayeron en US$ 10.000 millones de Dólares al año entre 2001 y 2006. A modo de comparación, las pérdidas netas a nivel mundial debido a la pandemia de Covid en 2020 fueron de US$ 126.4 mil millones en total, según la IATA. En un estudio de 2005 sobre el impacto del 9/11 en las muertes en carretera, Garrick Blalock, Vrinda Kadiyali y Daniel H. Simon de la Universidad de Cornell encontraron un aumento en los viajeros que eligen conducir en lugar de volar. La consecuencia no deseada de esto fue que “las muertes por conducir aumentaron significativamente después de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001”. Estimaron que un total de 1.200 muertes adicionales por conducir en los últimos cinco años fueron atribuibles al efecto del 9/11. En declaraciones a CNN antes del 20 aniversario del 9/11, Vrinda Kadiyali dijo: “Ha habido la caída de Kabul y todos estos eventos recientes en Afganistán (…) Se me pasó por la cabeza si la gente comenzaría a ponerse nerviosa por volar de nuevo”.

Los retrasos, las largas filas y la confusión sobre las restricciones también están de vuelta en la agenda en la era de la pandemia. En cuanto a si algo como el 9/11 podría volver a suceder, O’Keefe reflexionó sobre el hecho de que los mayores logros de la Seguridad Nacional, y de los servicios de seguridad en todo el mundo, nunca se pueden compartir con el público en general. “En el proceso de educar al público, lo que también se hace es educar a los terroristas. Casi entras en una falsa sensación de seguridad. Esa mañana de septiembre de 2001 cambió de inmediato de una seguridad casi inexistente a increíble, en su cara, todo el tiempo”. Sin embargo, dos décadas después, no ha habido ataques terroristas en la aviación comercial ni cerca de la escala del 9/11.

Ξ 20 ANNIVERSARIES ATTACKED 9/11 Ξ

9/11 changed commercial aviation forever
World record memorial

When this century began, you could arrive at the airport twenty minutes before a domestic flight in the United States and walk directly to your door. Maybe your partner would come through security to fire you. You may not have a photo ID in your cargo luggage, but it could have blades and fluids. In 2001, Sean O’Keefe, now a Professor at Syracuse University and a former president of the aerospace and defense company Airbus, was deputy director of the Office of Management and Budget in the George W. Bush administration. “At the White House, I was a member of the National Council Security team”, he said. He and his colleagues had been briefed on the Al Qaeda terror group and understood the threat it posed, “but at the same time our imagination just didn’t give us the ability to think that something like [9/11] could happen”.

Almost 30 years have passed since the Palestinian terrorist attacks on the Rome airport in 1973, which killed 34 people and demonstrated that air travel is vulnerable to international terrorism. “That seemed to have changed the entire security structure in Europe and the Middle East in a way that didn’t really penetrate the American psyche. It’s this typical American mentality; we have to experience it to believe it”, said Sean O’Keefe. Then, on the morning of September 11, 2001, a team of 19 hijackers was able to board four different domestic flights over the northeastern United States in a series of coordinated terrorist attacks that would claim 3,000 lives. Flying in the United States, and in the rest of the world, would never be the same again. “Something just happened in New York City”. Sean O’Keefe was in the West Wing of the White House with Vice President Dick Cheney when the news came. “They had the television on, it was actually CNN”, he recalled. “The phone rang. His receptionist was on the hotline to tell him to turn it up (turn up the sound); something just happened in New York City”. Like millions of people around the world watching the same scenes live after the first plane hit the North Tower of the World Trade Center, Sean O’Keefe and his colleagues assumed they were witnessing a terrible accident, a matter of the Federal Aviation Administration and the Department of Transportation. But when the second plane hit the South Tower 17 minutes later, Sean O’Keefe said: “That was the moment where it really was evidence that this was more than just an accident, this was a premeditated effort. The security guards, the Secret Service, they all mobilized”.

The events of that morning in the United States changed the nation “automatically, immediately, in an obsessed, in ways big and small, with protecting its safety”, historian James Mann wrote in 2018. “The Way 325 Millions of Americans go through airports today began on September 12 and it has never been what it was on September 10”. The United States Government immediately began work on the security manifesto that by November 19, 2001 would become law as the Aviation and Transportation Security Act. “The fact that they orchestrated that attack with three different flights in three different locations. That was a real slap in the face. It reminded us of how naive we had been”, made it clear how vulnerable the United States was, said Sean O’Keefe.

Getting congressional agreement on the security changes was swift and unanimous, he recalled. We needed to “make resources available immediately, beef up all those doors and cabs (and) really establish security perimeters”. Meanwhile, at airports and on airlines, tighter security measures were introduced as soon as civilian air travel resumed on September 14, 2001. The National Guard provided armed military personnel at airports, and travelers clashed. long lines when the new systems started. Those first post-9/11 passengers people who hadn’t canceled or rescheduled their trips accepted, Sean O’Keefe said, largely the new high-security regime, with its disruptions and delays. “We all had an epiphany on the same day”, said Sean O’Keefe.

Identification checks

Some of the 9/11 hijackers had been able to board flights without proper identification. After the attacks, all passengers over the age of 18 would need a valid government-issued ID in order to fly, even on domestic flights. Airports can verify the identification of passengers or staff at any time to confirm that it matches the details on your boarding pass.

Before the events, the United States Federal Government had a small list of people considered a threat risk to air travel. However, what we currently know as the Air Exclusion List, a subset of the Terrorist Detection Database that denotes individuals who are prohibited from boarding commercial aircraft to travel to, from, and within the United States. , was developed in response to 9/11. Around the world, countries have become stricter with identity checks, security checks, and their own versions of the Air Exclusion List. In 2002, the European Union introduced a regulation that required airlines to confirm that the passenger boarding the plane was the same person who checked their luggage, which meant checking identification both at baggage check-in and upon boarding. Later in the decade, fingerprint identifications and retinal and iris scanning were introduced in some countries.

The creation of the TSA

Inspection of airports in the United States used to be piecemeal, performed by private security companies designated by airlines or airports. As part of the new security law, the Transportation Security Administration (TSA) was introduced in November 2001. Now an agency of the United States Department of Homeland Security, which was formed a year later, the TSA took over all security functions for the FAA and the United States airlines and airports.

By the end of 2002, the agency had already recruited about 60,000 employees, wrote TSA historian Michael P.C. Smith. Looking back 20 years later, Sean O’Keefe reflected that it was “a huge challenge in that immediate time after mobilizing a whole new cadre of security forces, thousands of professionals trained to do this. It was not without its flaws. proper recruiting and training and all the things that were necessary – we went through a lot of adjustments and started making that happen”. The fact that America’s allies, friends, and partners around the world have been through this was a huge benefit.

Security control

Some of the 9/11 hijackers were reportedly carrying box cutters and small knives, which they were able to bring through security. Before long, with the new streamlined application by the TSA, potential weapons like blades, scissors, and knitting needles were no longer allowed on board, and airport workers were better trained to detect weapons or explosives. In late 2002, the TSA fulfilled a key mandate of the Aviation and Transportation Security Act by deploying explosives detection systems across the country. In the following years, other terrorist attacks would further change what we could and couldn’t carry on board the planes. In August 2006, a botched plot to detonate liquid explosives on multiple transatlantic flights resulted in current restrictions on liquids, gels, and aerosols in carry-on luggage. That same month, the TSA began requiring passengers to remove their shoes to detect explosives, five years after the 2001 shoe bomber incident, and the agency also deployed federal air marshals overseas. Metal detectors were standard at airports before 9/11, but in March 2010, a few months after the underwear bomber was stopped on a Christmas Day flight after a failed mid-air attack using a device concealed under your clothing, full-body scanners were beginning to be installed at airports in the United States, and about 500 were in action by the end of that year. In July 2017, in response to growing terrorist interest in concealing improvised explosive devices inside commercial electronic devices and other transportation items, the TSA began requiring travelers to place all personal electronic devices larger than a cell phone in containers. for X-ray detection. The following February, financial recognition technology was also being tested.

Safety on board

“It used to be that getting into a cabin on an American plane flying in American airspace was as easy as the doors you use to get into the (toilet)”, recalled Sean O’Keefe. Bulletproof and enclosed cockpits became standard on commercial passenger aircraft within two years after 9/11. The Pilots’ Arms Against Terrorism Act was enacted in November 2002, and by the following April, the first pilots carrying weapons were on board commercial flights in the United States. While aviation fans and kids could once look forward to a flight deck visit, that dream quickly came to an end. Private jet pilot and social media star Raymon Cohen told CNN Travel in July that he believes unprecedented inaccessibility added to the mystique of flying. “People are not welcome in the cockpit anymore, so it’s kind of a big secret. Now this (following the pilots on Instagram) is one of the only ways people can see what’s going on”.

Passenger confidence

The immediate impact of 9/11 included a large drop in travel demand. Not only had passenger confidence taken a hit, but the added security meant that the flight experience was no longer quick and hassle-free. In 2006, the International Air Transport Association (IATA) estimated that airline revenues from domestic flights in the United States fell by US$ 10 billion a year between 2001 and 2006. By way of comparison, the net losses at domestic worldwide due to the Covid pandemic in 2020 were US$ 126.4 billion in total, according to IATA. In a 2005 study of the impact of 9/11 on road fatalities, Garrick Blalock, Vrinda Kadiyali, and Daniel H. Simon of Cornell University found an increase in commuters choosing to drive rather than fly. The unintended consequence of this was that “deaths from driving increased significantly after the terrorist attacks of September 11, 2001”. They estimated that a total of 1,200 additional driving deaths in the past five years were attributable to the effect of 9/11. Speaking to CNN ahead of the 20th anniversary of 9/11, Vrinda Kadiyali said: “There has been the fall of Kabul and all these recent events in Afghanistan… It crossed my mind if people would start to get nervous about fly again”.

Delays, long lines, and confusion over restrictions are also back on the agenda in the era of the pandemic. As for whether something like 9/11 could happen again, O’Keefe reflected on the fact that the greatest achievements of Homeland Security, and security services around the world, can never be shared with the public. usually. “In the process of educating the public, what you also do is educate the terrorists. You almost get into a false sense of security. That morning in September 2001 he immediately changed from almost non-existent security to incredible, in his face, all the time”. Yet two decades later, there have been no terrorist attacks on commercial aviation anywhere near the scale of 9/11.

9/11 Cronología de línea de tiempo de los eventos

08:46 a.m. Cinco secuestradores estrellan el vuelo AA011 de American Airlines contra la Torre Norte del World Trade Center. El avión había partido del Aeropuerto Internacional Logan a las 07:59 a.m.
09:03 a.m. Cinco secuestradores estrellan el vuelo UA175 de United Airlines contra la Torre Sur del World Trade Center. El avión había partido del Aeropuerto Logan a las 08:15 a.m.
09:05 a.m. El presidente George W. Bush es informado del segundo accidente aéreo. Pronuncia declaraciones a la nación 25 minutos después.
09:37 a.m. Cinco secuestradores estrellan el vuelo AA077 de American Airlines contra el Pentágono. El avión había partido del Aeropuerto Internacional Washington Dulles a las 08:20 a.m.
09:42 a.m. La Administración Federal de Aviación (FAA) cancelaba todos los aviones civiles en el espacio aéreo de los Estados Unidos y prohibía las salidas.
09:59 a.m. La Torre Sur del World Trade Center se derrumba en apenas 10 segundos.
10:03 a.m. Cuatro secuestradores estrellan el vuelo UA093 de United Airlines en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania. El avión había partido del Aeropuerto Internacional de Newark a las 08:42 a.m.
10:28 a.m. La Torre Norte del World Trade Center se derrumba después de arder durante 102 minutos.

9/11 Timeline Chronology of Events


08:46 a.m. Five hijackers crash American Airlines Flight AA011 into the North Tower of the World Trade Center. The plane had left Logan International Airport at 07:59 a.m.
09:03 a.m. Five hijackers crash United Airlines Flight UA175 into the South Tower of the World Trade Center. The plane had left Logan Airport at 08:15 a.m.
09:05 a.m. President George W. Bush is informed of the second plane crash. He delivers statements to the nation 25 minutes later.
09:37 a.m. Five hijackers crash American Airlines Flight AA077 into the Pentagon. The plane had departed from Washington Dulles International Airport at 8:20 a.m.
09:42 a.m. The Federal Aviation Administration (FAA) canceled all civil aircraft in United States airspace and banned departures.
09:59 a.m. The South Tower of the World Trade Center collapses in just 10 seconds.
10:03 a.m. Four hijackers crash United Airlines Flight UA093 in a field near Shanksville, Pennsylvania. The plane had departed from Newark International Airport at 8:42 a.m.
10:28 a.m. The North Tower of the World Trade Center collapses after burning for 102 minutes.

9/11 Memorial

9/11 Memorial

Mapa conmemorativo del 9/11 y ceremonias del 20 aniversarios en la ciudad de Nueva York. Docenas de monumentos conmemorativos del 9/11, desde artefactos entre edificios hasta nuevas maravillas arquitectónicas que definen el horizonte de Manhattan, se destacan como recordatorios de que la ciudad de Nueva York nunca olvidará. Donde las Torres Gemelas se encontraban por última vez hace este 11 de Septiembre de 2021, veinte años, dos piscinas reflectantes conmemoran las vidas perdidas en el peor ataque terrorista en suelo estadounidense.

Muchos estadounidenses han ido a la ciudad de Nueva York para presentar sus respetos a las víctimas y héroes que murieron el 11 de Septiembre de 2001. El 9/11 Memorial & Museum en la Zona Cero es el más visitado y conocido. Los miembros de la familia se reúnen en el Memorial Plaza cada aniversario para leer en voz alta los nombres de las víctimas del bombardeo del World Trade Center del 9/11 y 1993. La ceremonia que marca dos décadas el sábado comenzará a las 08:30 a.m. hora local, con un momento de silencio poco después. Al atardecer, la instalación anual Tribute in Light disparará dos haces de luz al cielo para la oda anual. Hay docenas más de monumentos conmemorativos y artefactos del 9/11 alrededor de la ciudad y sus alrededores. Estos son algunos de los que adornan el Bajo Manhattan:

Piscinas conmemorativas

Dos piscinas son el punto focal del 9/11 Memorial & Museum. Cada una de las piscinas tiene casi un acre de tamaño y se encuentran donde se encontraban las Torres Norte y Sur antes de que los terroristas secuestraran aviones y volaran hacia ellas, haciendo que se desmoronara. Los nombres de las 2.983 personas que murieron en los ataques terroristas de 2001 y 1993 están inscritos en parapetos de bronce alrededor del perímetro de las piscinas. La piscina norte contiene los nombres de las personas que murieron cuando el vuelo 11 secuestrado derribó la Torre Norte, así como los muertos en el bombardeo de 1993. El South Pool tiene los nombres de las víctimas y los socorristas que murieron cuando el vuelo 175 secuestrado golpeó la Torre Sur, así como las personas que murieron por el secuestro del vuelo 77 que golpeó el Pentágono y los del vuelo 93 secuestrado que se estrelló en un campo en Pensilvania. Ambas piscinas tienen las cascadas artificiales más grandes de América del Norte, cayendo 30 pies en una cuenca cuadrada y luego otros 20 pies en un vacío en el centro.

Árbol del sobreviviente

El Árbol del Sobreviviente se encuentra junto a las piscinas reflectantes. Es un peral Callery que sobrevivió a la destrucción y el polvo de los ataques del 9/11 a las Torres Gemelas. Los trabajadores lo arrancaron del sitio y lo cuidaron a un estado saludable en un parque en el Bronx antes de traerlo de vuelta al sitio donde se ha incorporado al diseño de Memorial Plaza. El árbol ahora mide más de 30 pies de altura, aproximadamente cuatro veces su altura en el momento de los ataques hace dos décadas.

Torre de la Libertad

También conocido como One World Trade Center, la Torre de la Libertad cuenta con el Observatorio One World que ofrece vistas panorámicas de la ciudad de Nueva York. La torre, con su vidrio reflectante azul claro, se erige como la característica definitoria del horizonte del Bajo Manhattan, donde una vez brillaron las dos Torres Gemelas.

El Oculus

La enorme estructura de acero blanco con puntas en forma de ala que llegaban al cielo era parte del plan de la ciudad de Nueva York para reconstruir el World Trade Center. El Oculus representa la fuerza y la resiliencia de la ciudad que se recuperan del 9/11. Sirve como centro comercial y centro de transporte y ofrece una estación de tren PATH. La estación PATH original fue destruida junto con los siete edificios del World Trade Center.

La Esfera

La escultura esférica de bronce de Fritz Koenig originalmente estaba situada entre las Torres Gemelas en Tobin Plaza. Fue recuperado de los escombros después de los ataques y colocado en Battery Park hasta 2017, cuando fue trasladado de nuevo a Liberty Park, donde estaba el World Trade Center. Su placa dice: “Fue dañado durante los trágicos acontecimientos del 11 de Septiembre de 2001, pero perdura como un icono de esperanza y el espíritu indestructible de este país. La Esfera fue colocada aquí el 11 de Marzo de 2002 como un monumento temporal a todos los que perdieron la vida en los ataques terroristas en el World Trade Center”.

Cruz del World Trade Center

La cruz del tridente de hierro fue elaborada por el artista Jon Krawczyk y reemplazó a la cruz original del World Trade Center, que eran dos vigas que se cruzaban de los restos del 9/11. La cruz original fue trasladada al museo del 9/11.

FDNY 343 Muro Conmemorativo

El muro dedicado a los 343 miembros del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York y un bombero voluntario se encuentra en FDNY Engine 10 Ladder 10, que está justo enfrente del sitio del World Trade Center.

Estatua del Soldado Caballo

La estatua de bronce de 18 pies encarna a un soldado boina verde en un caballo. Se llama ‘De Oppresso Liber’, que significa ‘liberarse de los opresores’, y está dedicado a las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán después de los ataques del 9/11. Se conoce extraoficialmente como la “Estatua del Soldado Caballo” y fue conmemorada por primera vez por el presidente Joe Biden, quien era vicepresidente en ese momento, en el Día de los Veteranos de 2011.

Capilla de San Pablo

El ‘The Little Chapel That Stood’ se encuentra a menos de 100 metros del recinto del World Trade Center. Sobrevivió al colapso de las Torres Gemelas. Muchos creen que el gran árbol de sicomoro plantado en el cementerio de San Pablo protegió la iglesia durante el 9/11.

Parque Zuccotti

Originalmente llamado Liberty Plaza Park, Zuccotti Park está a solo unos metros del sitio del World Trade Center. Su esquina noroeste está al otro lado de la calle del antiguo Four World Trade Center. El parque experimentó daños significativos después del 9/11. Su plaza ha sido utilizada para celebrar múltiples eventos conmemorativos del aniversario de los ataques.

Puente de Brooklyn

El puente de más de 150 años de antigüedad es icónico en sí mismo, pero de pie en él ofrece vistas notablemente del Bajo Manhattan, donde una vez estuvieron las Torres Gemelas y donde la Torre de la Libertad ahora se encuentra en su lugar.


9/11 commemorative map and 20th anniversary ceremonies in New York City. Dozens of 9/11 memorials, from inter-building artifacts to new architectural wonders that define the Manhattan skyline, stand out as reminders that New York City will never forget. Where the Twin Towers last stood on September 11, 2021, twenty years ago, two reflecting pools commemorate the lives lost in the worst terrorist attack on American soil.

Many Americans have come to New York City to pay their respects to the victims and heroes who died on September 11, 2001. The 9/11 Memorial & Museum at Ground Zero is the most visited and best known. Family members gather at Memorial Plaza each anniversary to read aloud the names of the victims of the World Trade Center bombing of 9/11 and 1993. The ceremony marking two decades on Saturday will begin at 8:30 a.m. A.M local time, with a moment of silence shortly thereafter. At dusk, the annual Tribute in Light installation will shoot two beams of light into the sky for the annual ode. There are dozens more of 9/11 memorials and artifacts around and around the city.

Memorial pools

Two pools are the focal point of the 9/11 Memorial & Museum. Each of the pools is nearly an acre in size and is located where the North and South Towers were located before terrorists hijacked planes and flew into them, causing them to crumble. The names of the 2,983 people who died in the 2001 and 1993 terrorist attacks are inscribed on bronze parapets around the perimeter of the pools. The North Pool contains the names of the people who died when the hijacked Flight 11 brought down the North Tower, as well as those killed in the 1993 bombing. The South Pool has the names of the victims and first responders who died when Flight 175 hijacked hit the South Tower, as well as the people killed by the hijacking of Flight 77 that hit the Pentagon and those of hijacked Flight 93 which crashed into a field in Pennsylvania. Both pools have the largest man-made waterfalls in North America, dropping 30 feet into a square basin and then another 20 feet into a void in the center.

Survivor tree

The Tree of the Survivor is located next to the reflecting pools. It is a Callery pear tree that survived the destruction and dust of the 9/11 attacks on the Twin Towers. Workers plucked it from the site and cared for it to a healthy state in a park in the Bronx before bringing it back to the site where it has been incorporated into the Memorial Plaza design. The tree is now over 30 feet tall, about four times its height at the time of the attacks two decades ago.

Freedom Tower

Also known as One World Trade Center, the Freedom Tower features the One World Observatory that offers panoramic views of New York City. The tower, with its light blue reflective glass, stands as the defining feature of the Lower Manhattan skyline, where the two Twin Towers once shone.

The Oculus

The massive white steel structure with wingtips reaching into the sky was part of New York City’s plan to rebuild the World Trade Center. The Oculus represents the strength and resilience of the city reeling from 9/11. It serves as a shopping center and transportation hub and offers a PATH train station. The original PATH station was destroyed along with the seven World Trade Center buildings.

The sphere

Fritz Koenig’s spherical bronze sculpture originally stood between the Twin Towers at Tobin Plaza. It was recovered from the rubble after the attacks and placed in Battery Park until 2017, when it was moved back to Liberty Park, where the World Trade Center was located. Its plaque reads: “It was damaged during the tragic events of September 11, 2001, but it endures as an icon of hope and the indestructible spirit of this country. The Sphere was placed here on March 11, 2002 as a temporary monument to all. those who lost their lives in the terrorist attacks on the World Trade Center”.

World Trade Center Cross

The Iron Trident Cross was crafted by artist Jon Krawczyk and replaced the original World Trade Center cross, which were two intersecting beams from the 9/11 remains. The original cross was transferred to the 9/11 museum.

FDNY 343 Memorial Wall

The wall dedicated to the 343 members of the New York City Fire Department and a volunteer firefighter is located at FDNY Engine 10 Ladder 10, which is directly across from the World Trade Center site.

Horse Soldier Statue

The 18-foot bronze statue embodies a green beret soldier on a horse. It’s called ‘De Oppresso Liber’, which means ‘break free from oppressors’, and it’s dedicated to the US troops deployed to Afghanistan after the 9/11 attacks. It is unofficially known as the “Statue of the Horse Soldier” and was first commemorated by President Joe Biden, who was vice president at the time, on Veterans Day 2011.

Chapel of San Pablo

The ‘The Little Chapel That Stood’ is located less than 100 meters from the World Trade Center precinct. It survived the collapse of the Twin Towers. Many believe that the large sycamore tree planted in the Saint Paul Cemetery protected the church during 9/11.

Zuccotti Park

Originally called Liberty Plaza Park, Zuccotti Park is just feet from the World Trade Center site. Its northwest corner is across the street from the old Four World Trade Center. The park experienced significant damage after 9/11. Its square has been used to celebrate multiple events commemorating the anniversary of the attacks.

Brooklyn bridge

The more than 150-year-old bridge is iconic in its own right, but standing on it offers remarkably views of Lower Manhattan, where the Twin Towers once stood and where the Freedom Tower now stands in place.

PUBLISHER: Airgways.com
DBk: Usa.gov / Cnn.com / Airgways.com
AW-POST: 202109110822AR

A\W   A I R G W A Y S ®