Boeing obstaculiza al personal de hablar con los reguladores de la aviación

AW | 2016 06 14 17:22 | INDUSTRY

El gigante de la aviación hizo que ingenieros firmaran convenios de confidencialidad, lo que lleva a la negativa a hablar con la FAA y una investigación oficial

Boeing hizo que sus ingenieros firmaran un acuerdo de no divulgación que llevó a algunos a negarse a discutir los detalles del diseño del Boeing 787 «Dreamliner» con los reguladores del gobierno de los Estados Unidos, según los nuevos documentos revelan.

Boeing 787 Wing Load Structural Tests, eje de discusión del «Proyecto Espresso»

En 2011, el principal fabricante de aviones hizo que los empleados estén de acuerdo por escrito de «material sensible no público» vinculado a un programa misterioso conocido como Proyecto Espresso «deben ser salvaguardados en todo momento y se mantiene confidencialidad en un estricto principio de necesidad de conocer «.

Tras la firma del acuerdo, los ingenieros de Boeing dijeron a los funcionarios de la Administración Federal de Aviación (FAA) que se les prohibió hablar acerca de las características específicas del avión de pasajeros B787, lo que provocó una investigación del gobierno.

Los ingenieros habían firmado un documento que decía: «Sólo voy a revelar y analizar información sobre el proyecto con las personas tal como fue aprobado por los patrocinadores del Proyecto Espresso

Se añadió «todos los documentos, archivos, documentos de trabajo, cuadros, gráficos y otros materiales, tanto impresos y electrónicos» fueron restringidos.

El programa fue tan secreto que incluso sus materiales de desecho fueron «cedidos por el método de la empresa sancionada apropiado», según el acuerdo de confidencialidad (NDA).

No está claro dónde radica el Proyecto Espresso, pero la confidencialidad parece centrarse en un rediseño de los sistemas de propulsión y los motores de los aviones de pasajeros Boeing 787 y 747.

Boeing dijo a Al Jazeera que «los proyectos codificados implican información confidencial o de propiedad, que no es algo que discutir con los medios de comunicación».

No hable de rediseño 

«¿Se nos permite hablar con la FAA sobre el tema [Proyecto de Espresso]?» Un ingeniero en el departamento de instalación del motor y propulsión pidió a su manager por correo electrónico, después de haber firmado el acuerdo.

La respuesta fue: «Mi opinión es que la NDA no cubre el 747-8 … pero no confiere el 787 con sus conversaciones digo, no hable rediseño en absoluto».

Otro informe de la FAA registra cómo un ingeniero diferente, que tenía autoridad para regular el Boeing 787, puso fin a una llamada con funcionarios de la FAA a fin de aclarar con su gestor de Boeing lo que podía hablar sobre el Proyecto Expresso con los funcionarios del gobierno. Cuando volvió a llamar  «estaba eligiendo cuidadosamente sus palabras», y «dijo que estaba prevista en el Acuerdo de único miembro de la FAA si es o no un diseño era compatible».

Eso llevó a la FAA para abrir una investigación dirigida por su Director de Aviación de Boeing, Angelos Xidias. Escribió al vicepresidente de ingeniería, Mike Delaney, de marzo de 2011, diciendo que su agencia estaba investigando «la posible presión indebida colocado en Boeing miembros de la unidad que están siendo dirigidos a no comunicarse con la FAA».

Ese mismo mes, tres altos funcionarios de la FAA se reunieron con el administrador principal de Boeing en la regulación. Entre ellos Xidias y Ali Bahrami, el hombre a cargo de la certificación del Boeing 787. El administrador de Boeing les dijo que no estaba al tanto de la NDA.

Dos meses más tarde, la FAA, el investigador Tamra Lee, entrevistó a 25 ingenieros superiores y Boeing registró que «la restricción comunicación con la FAA» del acuerdo de no divulgación necesaria una «acción correctiva».

Sin embargo, Xidias escribió a Boeing en junio de 2011 se reconoce que «NDA se firmaron los informes, … que restringen la comunicación con la FAA», pero decir esto «no justificó una violación de los reglamentos».  Xidias luego emitió una «carta de no acción» y cerró el caso.

Documentos entregados a la Unidad de Investigaciones de Al Jazeera en virtud de una petición de libertad de información, en Boeing habían estado debatiendo con la FAA durante varios meses si juntas aerodinámicas en el puntal del ala del Boeing 787 deben cumplir con un reglamento de seguridad contra incendios. Esto parece haberse convertido en el punto de controversia en torno al Proyecto Espresso y la NDAAIRGWAYS ® Icon-AW

 

Boeing personnel hinders talking with aviation regulators

Aviation giant made engineers sign non-disclosure deals, leading to refusals to talk to the FAA and an official probe.

> Boeing stymied staff from talking to regulators

 

Boeing made its engineers sign a non-disclosure agreement that led some to refuse to discuss details of 787 «Dreamliner» designs with US government regulators, new documents reveal.

In 2011, the major plane and arms manufacturer made employees agree in writing that «non-public sensitive material» linked to a mysterious programme known as Project Espresso «must be safeguarded at all times and held confidential on a strict need-to-know basis».

… don’t implicate the 787 with your conversations. I say – don’t talk redesign at all.

A Boeing manager to an engineer

After signing the agreement, Boeing engineers told Federal Aviation Administration (FAA) officials they were banned from speaking about specific features of the 787 passenger plane, triggering a government probe.

The engineers had signed a document that said: «I will only reveal and discuss Project Information with individuals as approved by Project Espresso sponsors.»

It added «all documents, files, working papers, charts, graphs and other materials both print and electronic» were restricted.

The programme was so secretive that even its waste materials were «disposed of by the appropriate Company-sanctioned method», according to the nondisclosure agreement (NDA).

It is not clear what Project Espresso is, but it appears to focus on a redesign of the propulsion systems and engines of the Boeing 787 and 747 passenger jets.

Boeing told Al Jazeera that «coded projects involve proprietary or confidential information, which is not something we discuss with the media».

‘Don’t talk redesign’

«Are we allowed to talk to the FAA on the subject [of Project Espresso]?» an engineer in the engine installation and propulsion department asked his manager by email, having signed the agreement.

The reply came: «My understanding is that the NDA does not cover the 747-8 … but don’t implicate the 787 with your conversations. I say – don’t talk redesign at all.»

Another FAA report records how a different engineer, who had authority to regulate the 787, ended a call with FAA officials in order to clarify with his Boeing manager what he could discuss about Project Espresso with government officials. When he called back he «was choosing his words carefully», and «said he was allowed under the agreement to only state to the FAA whether or not a design was compliant».

That led the FAA to open an investigation led by its Boeing Aviation Manager, Angelos Xidias. He wrote to the Vice President of Engineering, Mike Delaney, in March 2011, saying his agency was looking into «possible undue pressure placed on Boeing Unit Members who are being directed not to communicate with the FAA».

That same month, three senior FAA officials met with Boeing’s lead administrator on regulation. They included Xidias and Ali Bahrami, the man in charge of the 787’s certification. Boeing’s administrator told them he was unaware of the NDA.

Two months later, FAA investigator Tamra Lee interviewed 25 senior Boeing engineers and recorded that the non-disclosure agreement’s «restricting communication with the FAA» needed «corrective action».

However, Xidias wrote to Boeing in June 2011 recognising that «NDAs are reportedly signed … that restrict communication with the FAA», but saying this «did not substantiate a violation of the regulations». Xidias then issued a «Letter of No Action» and closed the case.

Documents released to Al Jazeera’s Investigative Unit under a freedom of information request show Boeing had been debating with the FAA for several months whether aerodynamic seals on the 787 wing and strut must comply with a fire safety regulation. This appears to have become the point of contention around Project Espresso and the NDA. A\W

Ξ A I R G W A Y S Ξ
SOURCE: aljazeera.com
DBk: Photographic © Randall Hill / Reuters / robotpig.net
AW-POST: 201606141722AR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s