Regulaciones emisiones en aerolíneas

Resultado de imagen para regulate airline emissions

AW | 2016 09 24 21:01 | ENGINEERING

Más naciones iniciar firman plan para regular las emisiones en las aerolíneas

Al menos 60 países han aceptado unirse a la fase voluntaria de un programa de las Naciones Unidas que requeriría que las compañías aéreas internacionales para comprar créditos de compensación de su contaminación, incluidos los nuevos compromisos de los principales emisores como Japón, Corea del Sur, y los Emiratos Árabes Unidos.

La Casa Blanca cree que los nuevos compromisos proporcionan un impulso decisivo para el acuerdo propuesto de cara a una conferencia a partir del martes en Montreal, donde los partidarios esperan forjar el primer pacto climático global que rige una sola industria.

Brian Deese, un alto asesor del presidente Barack Obama, dijo que un grupo diverso de países que representan el 80 por ciento del tráfico aéreo mundial ahora había firmado para ser los primeros participantes en el acuerdo. Los nuevos compromisos en los días previos a la conferencia «es un buen augurio para este enfoque inteligente, pragmático avanzar la próxima semana», dijo en un correo electrónico.

La administración Obama está particularmente alentado por la decisión de las naciones para participar en la fase voluntaria del programa, creyendo que hará que sea más fácil para otras naciones a unirse.

Resultado de imagen para regulate airline emissions

REGIONES EMERGENTES

Los portadores EAU, el hogar de rápido crecimiento de la aerolínea Emirates y Etihad Airways , es el tercer mayor productor de emisiones aéreas internacionales. Japan Airlines Co. y ANA Holdings Inc. llevaron a más de 16 millones de pasajeros en las rutas de ultramar el año pasado. Tailandia y Kenia también han confirmado su participación en las primeras etapas del acuerdo, proporcionando un impulso práctico y simbólico en África y el Sudeste de Asia, el desarrollo de las regiones que serán importantes para el éxito del programa.

Bajo el acuerdo propuesto de 15 años, las compañías aéreas serían penalizados comenzando en 2021 para las emisiones en las rutas internacionales que exceden los niveles de 2020. Pero el acuerdo se basa en la participación voluntaria durante los primeros seis años, provocando la ira de grupos medioambientales y el aumento de la preocupación de que los países podrían dar inicio a sus obligaciones en el camino.

Algunos emisores importantes, como Brasil e India, han indicado que no participarán hasta que las compensaciones sean de carácter obligatorio. Rusia, cuya bandera portador de Aeroflot vio 19,7 millones de pasajeros en el primer semestre de este año, ha dado señales de resistencia a los mercados de emisiones en el pasado y puede causar tensión como negociadores próxima semana vistazo a un consenso sobre el acuerdo de aviación.

NACIONES HOLDOUT

funcionarios de la administración dicen asegurar una ola de nuevos países como los primeros participantes antes de la conferencia de Montreal debería alentar a los países no aceptantes de subir a bordo. Los compromisos de esta semana vienen después de China, hogar de más rápido crecimiento en la industria de aviación del mundo, acordaron firmar durante la conferencia del G-20 a principios de este mes en el Hanghzou, China, después de reuniones con altos funcionarios de Estados Unidos.

Los EE.UU. han aprovechado la participación de China para reunir a los acuerdos internacionales sobre el clima en el pasado, Paris acuerdo climático más famoso de noviembre pasado, donde los países acordaron limitar las emisiones globales y proporcionar asistencia a las naciones en desarrollo.

El acuerdo de aviación propuesta no obligará a las empresas a reducir sus emisiones – más bien, compañías aéreas estarían obligadas a comprar créditos de apoyo al desarrollo de las energías renovables, conservación de los bosques u otros esfuerzos ambientales. Eso podría resultar caro, con grupos de aerolíneas que estiman el esfuerzo puede costarles $ el 23,9 millones de dólares anuales por el final de la operación. Eso es equivalente a 1.8 por ciento de los ingresos anuales proyectados de la industria.

SOPORTE AEROLÍNEA

Pero los partidarios de la oferta tienen un aliado poco probable: la industria aérea.

Los transportistas reconocen que el alcance total de las emisiones de plano les hace un destino maduro para los reguladores internacionales, y están ansiosos por un acuerdo internacional en lugar de un mosaico de regulaciones nacionales que pueden variar de país a país. La aviación es actualmente responsable de un 2 por ciento de las emisiones globales; si la aviación mundial fuera un país, sería el 7º emisor de carbono más alta del mundo, de acuerdo con el National Resources Defense Council.

«Soy optimista de que estamos al borde de un acuerdo histórico – el primero para un sector de la industria a nivel global», Alexandre de Juniac, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, dijo en un comunicado. «Las aerolíneas apoyan e instar a los gobiernos a estar de acuerdo cuando se encuentran» en la conferencia de Montreal. airgways-icon-aw

Resultado de imagen para regulate airline emissions

More nations sign on to plan to regulate airline emissions

At least 60 nations have agreed to join the voluntary phase of a United Nations program that would require international airlines to buy credits offsetting their pollution, including new commitments from major emitters like Japan, South Korea, and the United Arab Emirates.

The White House believes the new commitments provide critical momentum for the proposed deal heading into a conference beginning Tuesday in Montreal, where supporters hope to forge the first global climate pact governing a single industry.

Brian Deese, a senior adviser to President Barack Obama, said a diverse group of countries representing 80 percent of global air traffic had now signed on to be early participants in the agreement. The new commitments in the days leading up to the conference “bodes well for this smart, pragmatic approach moving forward next week,” he said in an e-mail.

The Obama administration is particularly heartened by the nations’ decision to participate in the voluntary phase of the program, believing it will make it easier for other nations to join.

EMERGING REGIONS

The UAE, home to rapidly growing carriers Emirates Airline and Etihad Airways, is the third largest producer of international airline emissions. Japan Airlines Co. and ANA Holdings Inc. carried more than 16 million passengers on overseas routes last year. Thailand and Kenya have also signed on to participate in the early stages of the agreement, providing a practical and symbolic boost in Africa and Southeast Asia, developing regions that will be important to the success of the program.

Under the proposed 15-year deal, airlines would be penalized beginning in 2021 for emissions on international routes that exceed 2020 levels. But the agreement relies on voluntary participation during the first six years, drawing the ire of environmental groups and raising concerns that countries might kick their obligations down the road.

Some major emitters, including Brazil and India, have indicated they will not participate until the offsets become mandatory. Russia, whose flag carrier Aeroflot saw 19.7 million passengers in the first half of this year, has signaled resistance to emissions markets in the past and may cause tension as negotiators next week look to build consensus on the aviation deal.

HOLDOUT NATIONS

Administration officials say securing a wave of new countries as early participants ahead of the Montreal conference should encourage holdout countries to get on board. The commitments this week come after China, home to the world’s fastest-growing aviation industry, agreed to sign on during the G-20 conference earlier this month in Hanghzou, China, following meetings with top U.S. officials.

The U.S. has leveraged Chinese participation to rally international climate agreements in the past, most famously last November’s Paris climate accord, where countries agreed to limit overall emissions and provide assistance to developing nations.

The proposed aviation deal would not force companies to lower their emissions — rather, airlines would be required to buy credits supporting renewable energy development, forest preservation or other environmental efforts. That could prove expensive, with airline groups estimating the effort may cost them $23.9 billion annually by the end of the deal. That’s equivalent to 1.8 percent of the industry’s projected yearly revenue.

AIRLINE SUPPORT

But supporters of the deal have an unlikely ally: the airline industry.

Carriers recognize that the sheer scope of plane emissions make them a ripe target for international regulators, and are eager for an international agreement instead of a patchwork of national regulations that could vary from country to country. Aviation is currently responsible for 2 percent of global emissions; if global aviation were a country, it would be the 7th highest carbon emitter in the world, according to the National Resources Defense Council.

“I am optimistic that we are on the brink of a historic agreement — a first for an industry sector at the global level,” Alexandre de Juniac, chief executive officer of the International Air Transport Association, said in a statement. “Airlines support it and urge governments to agree when they meet” at the Montreal conference. A\W

Ξ A I R G W A Y S Ξ
SOURCE: Bloomberg.com / skift.com
DBk: Photographic © corporateflights.com / news.trust.org / nasa.gov
AW-POST: 201609242101AR
A\W A I R G W A Y S ®

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s