Boeing frente incertidumbre mundial

AW-Boeing-Factory-AerialAW | 2020 03 16 15:10 |INDUSTRY

Boeing-Logo.svgLas últimas acciones para frenar la pandemia obliga a la industria a buscar nuevas estrategias

La industria de las aerolíneas enfrenta semanas, si no meses, de sufrimiento a medida que la demanda se agota. Países de todo el mundo, especialmente Corea del Sur, Japón, Irán e Italia, tienen la urgencia de frenar la propagación del nuevo coronavirus desde China. Esto no solo es un mal augurio para las acciones de las aerolíneas, sino que también está perjudicando las perspectivas de las industrias aeronáuticas mundiales.

Boeing 737 MAX, viento en contra

AW-Icon_Boeing 737 MAXEn una investigación de la Cámara de Representantes, el Comité del Senado de Estados Unidos ha descubierto los problemas técnicos y falta de transparencias en la línea Boeing 737 MAX, como así también la Autoridad Federal de Aviación (FAA) dio una revisión insuficiente a los controles de la fiscalización de las normativas de seguridad. Aunque el informe es perjudicial, dar a la FAA más control sobre el proceso de certificación puede ayudar a evitar otro desastre.

Los inversores aún no saben cuándo Boeing reanudará las ventas del 737 MAX, y cuanto más tiempo esté aterrizado el avión, más dinero perderá Boeing. A pesar de las incertidumbres, la FAA eventualmente realizará un vuelo de prueba de certificación. Cuando eso suceda, las acciones de Boeing comenzarán a estabilizarse. La compañía aún reportará resultados débiles durante al menos los próximos dos o tres trimestres. Sin embargo, el mercado tiene una visión de futuro y valorará a la empresa en función de las expectativas de ventas futuras.

El mejor escenario para Boeing es que el mundo frena la propagación del coronavirus, el tráfico aéreo mejora y la FAA certifica el 737 MAX.  El peor de los casos es que los vuelos caen a medida que más países prohíben los viajes aéreos, teniendo presente que se acerca en el hemisferio sur la temporada de invierno.

Efecto 11-S

Los CEO de las aerolíneas comparan la caída del tráfico con las secuelas de los ataques terroristas del 11 Septiembre 2001, cuando Boeing redujo la producción de 527 aviones en 2001 a 281 aviones dos años después. En menos de tres años después de los ataques, Boeing recortó 27.000 empleos en Washington. Al igual que entonces, Boeing ahora enfrenta una dura decisión a corto plazo sobre si debe reducir la producción de aviones a reacción. Eso podría significar nuevamente despidos locales sustanciales, que hasta ahora, incluso con la producción de 737 MAX ya detenida en Renton, Boeing ha evitado.

Con los horarios de las líneas aéreas recortados, la compañía enfrenta un desafío comparable a las secuelas del 11 Septiembre 2001. En la actualidad, el dramático colapso mundial de los viajes aéreos se aceleró durante el fin de semana cuando Estados Unidos ha ampliado la prohibición a los pasajeros de Europa y otros gobiernos promulgaron sus propias barreras para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

Boeing es el mayor empleador privado en Washington, con cerca de 72000 empleados aquí y más de 35.000 en el campus de Paine Field en Everett. La mayoría de ellos trabajan en aviones comerciales, y todos esos trabajos corren el riesgo de al menos una suspensión temporal. Cualquier recorte a esa fuerza laboral repercutiría fuertemente en toda la economía local, y los impactos también se sentirían en la cadena de suministro global de Boeing. Con la planta de jet de cuerpo estrecho de Renton ya cerrada desde enero debido a la puesta a tierra extendida del 737 MAX, cualquier corte o suspensión de la producción en Everett también significaría que las plantas de piezas de Boeing en Auburn y Frederickson prácticamente no tienen líneas de montaje para alimentar, así que probablemente también tendrían que cortar o dejar de trabajar.

Boeing, casos Coronavirus

El brote de coronavirus dentro de las filas de los empleados de Boeing seis casos confirmados en la planta de Everett y uno en la sede local en Renton, con dos posibles casos de Auburn puede proporcionar otra razón para una interrupción temporal a gran escala de la producción.

Un alto ejecutivo de Boeing, que habló bajo condición de anonimato debido a la delicadeza de la situación, dijo el domingo que la planificación de contingencia en los niveles más altos de la compañía todavía está enfocada en evitar despidos para permitir que el negocio se recupere rápidamente una vez que pase la emergencia del virus. Dijo que es poco probable que el liderazgo de Boeing anuncie un plan firme hasta más adelante en la semana, pero que por ahora la conversación aquí se está inclinando aún más hacia hacer todo lo posible para proteger a los empleados.

Impacto en aerolíneas

Mientras tanto, el dilema subyacente de Boeing es el drama desgarrador que se desarrolla entre las aerolíneas estadounidenses y mundiales por el impacto que recibirán los clientes de la industria aeronáutica en todo el mundo. Las aerolíneas no solo se enfrentan a una fuerte caída inmediata de la demanda, sino que sus finanzas se verán arruinadas en el futuro cercano. “Las aerolíneas se centrarán en la supervivencia, no en tomar nuevos aviones”, dijo el analista de aviación del Grupo Teal, Richard Aboulafia en una entrevista el Domingo 15/03. Para Boeing, la pregunta urgente es si alguna aerolínea quiere o necesita los grandes aviones que está construyendo en este momento.

Impacto línea producción

Debido a la crisis del Boeing 737 MAX, las líneas de montaje están en silencio. Boeing tendría que continuar la producción de los aviones de fuselaje ancho más grandes en Everett y en North Charleston, Carolina del Sur.

En los primeros dos meses del año, el impacto del coronavirus ya comenzó a aparecer ya que Boeing entregó solo 30 aviones en total desde esos dos sitios de ensamblaje final, un 25% por debajo de las tasas nominales de producción de chorro de fuselaje ancho. En Everett, un nuevo Boeing 787 tomó sus primeros vuelos y está listo para ser entregado a American Airlines. Otro 787 está listo para ser entregado a la aerolínea de bandera de Israel, El Al, que hasta el Domingo 15/03 había suspendido casi todos los vuelos. Si bien puede ser demasiado tarde para diferir esos dos aviones, las aerolíneas no tienen ningún lugar donde puedan utilizarlos. Para muchos de los aviones que vienen detrás de ellos y ahora en ensamblaje, la entrega diferida parece segura.

Entre los aviones ensamblados en la fábrica de Everett y casi listos para su despliegue, se encuentran otros 787 para American y un 777 para United Airlines. En North Charleston, hay otros dos 787-10 en ensamblaje para United.

Perspectivas impacto sanitario

Cuando apareció el nuevo Coronavirus, el mundo de la aviación lo comparó con el brote de SARS en 2003 y esperaba un resultado similar: una caída de la demanda de tres meses y una recuperación rápida después. Pero como ha señalado Ed Bastian, CEO de Delta Air Lines, este es un cálculo más comparable al golpe del 11 Septiembre 2001. Como nadie sabe cuanto tiempo durará la depresión de los viajes, cuando el CEO de Southwest Airlines, Gary Kelly, hizo la comparación la semana pasada con el 11-S, dijo a los empleados que la depresión económica esta vez puede ser peor.

Después del 11 de septiembre, con esa mentalidad, Boeing reaccionó de inmediato a una caída de la demanda igualmente rápida. Exactamente una semana después de los ataques terroristas que usaron aviones Boeing para matar a casi 3.000 estadounidenses, la división de aviones comerciales de Boeing anunció drásticos recortes de producción y planeaba despedir a entre 20.000 y 30.000 trabajadores para fines de 2002. El entonces CEO de Boeing, Phil Condit, explicó: “Estas decisiones comerciales difíciles como necesarias para mejorar la capacidad de la compañía para mantener su sólida posición financiera, su sólida liquidez y sus calificaciones de deuda. Estos son factores críticos en tiempos de incertidumbre comercial y estrés financiero”, dijo Condit.

En una entrevista en 2016, el CEO de Commercial Airplanes en el momento de los ataques del 11-S, Alan Mulally, recordó la decisión que tuvo que tomar como devastadora. “El efecto en nuestro negocio fue dramático. Tienes que moverte decisivamente para hacer coincidir tus recursos de producción con la demanda. Si no, comienzas a gastar tanto dinero que pone en riesgo a la empresa”, recordó Mulally.

Esa es la amenaza que Boeing enfrenta nuevamente ahora, agravada por la falta de ingresos del 737 MAX y el dinero que debe gastar para devolver ese avión al servicio. Boeing tiene la experiencia del 11 Septiembre 2001 y del SARS en 2003 y otros choques externos menores detrás de él. Por lo tanto, su liderazgo puede estar razonablemente seguro de que la tendencia a largo plazo del crecimiento del transporte aéreo mundial se reanudará en el mediano plazo. El problema es cómo sobrevivir al impacto a corto plazo, sin saber exactamente qué tan corto puede ser.

A medida que la amenaza económica del coronavirus aumenta a diario en todo el mundo, los líderes de la compañía deben actuar pronto para ralentizar o detener la producción. Su decisión probablemente dependerá de la respuesta del gobierno a los llamamientos de la industria. La pregunta es: ¿Boeing podrá mantener trabajos para preservar el talento para la recuperación futura? ¿O la gerencia volverá a pensar en las acciones tomadas en 2001? AW-Icon AW001

125 boeing 787Boeing facing global uncertainty

The latest actions to curb the pandemic forces the industry to seek new strategies

The airline industry faces weeks, if not months, of suffering as demand runs out. Countries around the world, especially South Korea, Japan, Iran, and Italy, have an urgency to curb the spread of the new coronavirus from China. This is not only a bad omen for airline actions, but it is also hurting the prospects of the global aviation industries.

Boeing 737 MAX, headwind

In an investigation of the House of Representatives, the United States Senate Committee has discovered the technical problems and lack of transparency in the Boeing 737 MAX line, as well as the Federal Aviation Authority (FAA) gave an insufficient review to the controls. of the control of security regulations. Although the report is damaging, giving the FAA more control over the certification process can help prevent another disaster.

Investors don’t yet know when Boeing will resume sales of the 737 MAX, and the longer the plane is landed, the more money Boeing will lose. Despite the uncertainties, the FAA will eventually conduct a certification test flight. When that happens, Boeing’s shares will begin to stabilize. The company will still report weak results for at least the next two to three quarters. However, the market is forward-looking and will value the company based on future sales expectations.

The best-case scenario for Boeing is that the world slows down the spread of the coronavirus, air traffic improves, and the FAA certifies the 737 MAX. The worst-case scenario is that flights fall as more countries ban air travel, keeping in mind that the winter season is approaching in the southern hemisphere.

9/11 effect

Airline CEOs compare the drop in traffic to the aftermath of the terrorist attacks of September 11, 2001, when Boeing cut production from 527 planes in 2001 to 281 planes two years later. In less than three years after the attacks, Boeing cut 27,000 jobs in Washington. Like then, Boeing now faces a tough short-term decision on whether to cut the production of jet aircraft. That could mean substantial local layoffs again, which so far, even with the production of 737 MAX already halted at Renton, Boeing has avoided.

With airline hours cut, the company faces a challenge comparable to the aftermath of September 11, 2001. Today, the dramatic worldwide collapse of air travel accelerated over the weekend as the United States has extended the ban to Passengers from Europe and other governments enacted their own barriers to slow the spread of the new coronavirus.

Boeing is the largest private employer in Washington, with nearly 72,000 employees here and more than 35,000 on the Paine Field campus in Everett. Most of them work on commercial aircraft, and all of those jobs risk at least a temporary suspension. Any cut to that workforce would have a strong impact on the entire local economy, and the impacts would also be felt in Boeing’s global supply chain. With Renton’s narrowbody jet plant already closed since January due to the 737 MAX’s extensive grounding, any shutdown or suspension of production at Everett would also mean that Boeing’s parts plants in Auburn and Frederickson have virtually no assembly lines to feed, so they would probably also have to cut or stop working.

Boeing, Coronavirus cases

The coronavirus outbreak within the ranks of Boeing employees – six confirmed cases at the Everett plant and one at the local Renton headquarters, with two possible Auburn cases may provide another reason for a large-scale temporary interruption of production.

A senior Boeing executive, who spoke on condition of anonymity due to the sensitivity of the situation, said Sunday that contingency planning at the company’s highest levels is still focused on avoiding layoffs to allow the business to recover quickly. once the virus emergency is over. He said Boeing’s leadership is unlikely to announce a firm plan until later in the week, but that for now, the conversation here is leaning even more toward doing everything possible to protect employees.

Impact on airlines

Meanwhile, Boeing’s underlying dilemma is the heartbreaking drama unfolding between American and global airlines over the impact that aviation industry customers around the world will receive. Not only are airlines facing an immediate sharp drop in demand, but their finances will be ruined in the near future. “Airlines will focus on survival, not taking new planes”, Teal Group aviation analyst Richard Aboulafia said in an interview on Sunday 15/03. For Boeing, the pressing question is whether any airline wants or needs the large planes it is building right now.

Production line impact

Due to the Boeing 737 MAX crisis, the assembly lines are silent. Boeing would have to continue production of the largest widebody aircraft in Everett and North Charleston, South Carolina.

In the first two months of the year, the impact of the coronavirus had already begun to appear as Boeing delivered just 30 aircraft in total from those two final assembly sites, 25% below nominal widebody jet production rates. At Everett, a new Boeing 787 took its first flights and is ready to be delivered to American Airlines. Another 787 is ready to be delivered to the Israeli flag airline, El Al, which until Sunday 15/03 had suspended almost all flights. While it may be too late to defer those two planes, airlines have nowhere to use them. For many of the planes behind them and now in assembly, deferred delivery seems safe.

Among the planes assembled at the Everett factory and almost ready for deployment are another 787 for American and a 777 for United Airlines. In North Charleston, there are two other 787-10s in assembly for United.

Health impact prospects

Resultado de imagen para 11-S logoWhen the new Coronavirus appeared, the aviation world compared it to the SARS outbreak in 2003 and expected a similar result: a three-month drop in demand and a rapid recovery afterward. But as Ed Bastian, CEO of Delta Air Lines, has pointed out, this is a more comparable estimate to the September 11, 2001 coup. As no one knows how long the travel slump will last, when Southwest Airlines CEO Gary Kelly made the Compared last week to 9/11, he told employees that the economic slump this time may be worse.

After 9/11, with that mindset, Boeing immediately reacted to an equally rapid drop in demand. Exactly a week after the terror attacks that used Boeing planes to kill nearly 3,000 Americans, Boeing’s commercial aircraft division announced drastic production cuts and planned to fire 20,000 to 30,000 workers by the end of 2002. The then-CEO of Boeing Phil Condit explained, “These difficult business decisions are necessary to improve the company’s ability to maintain its strong financial position, solid liquidity, and debt ratings. These are critical factors in times of business uncertainty and financial stress”, Condit said.

In an interview in 2016, the CEO of Commercial Airplanes at the time of the 9/11 attacks, Alan Mulally, recalled the decision he had to make as devastating. “The effect on our business was dramatic. You have to move decisively to match your production resources to demand. If not, you start spending so much money that it puts the company at risk”, Mulally recalled.

That’s the threat Boeing is facing again now, compounded by the 737 MAX’s lack of revenue and the money it must spend to return that plane to service. Boeing has the experience of September 11, 2001, and SARS in 2003 and other minor external shocks behind it. Therefore, his leadership can be reasonably sure that the long-term trend of global air transport growth will resume in the medium term. The problem is how to survive the impact in the short term, without knowing exactly how short it can be.

As the economic threat from coronavirus increases daily around the world, company leaders must act soon to slow down or stop production. Your decision will likely depend on the government’s response to industry appeals. The question is: Will Boeing be able to keep jobs to preserve talent for future recovery? Or will management rethink the actions taken in 2001? AW-Icon AW002

 

 

 

 

Ξ A I R G W A Y S Ξ
SOURCE: Airgways.com
DBk: Boeing.com / Faa.gov / Heraldnet.com / Airgways.com
AW-POST: 202003161510AR

A\W   A I R G W A Y S ®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s