Gobierno EEUU ayudará a Boeing

AW-Capitol_Hill-BoeingAW | 2020 03 21 21:18 | INDUSTRY / GOVERNMENT

Boeing_IsologotypeLa asistencia del Estado podría ser esencial para la supervivencia de la compañía aeroespacial

Muchas compañías en Estados Unidos y el mundo están atravesando dificultades ante la parálisis económica que enfrentan los países a través del planeta. El gigante aeroespacial The Boeing Company ha solicitado US$ 60 mil millones en apoyo federal para la industria aeroespacial de Estados Unidos, pero aún no está claro cómo funcionaría tal rescate.

Lecciones crisis 2008

A partir de la segunda mitad de 2008, una recesión a escala mundial afectó negativamente a la economía de los Estados Unidos . Una combinación de varios años de disminución de las ventas de automóviles y escasa disponibilidad de crédito condujo a una crisis más generalizada en la industria automotriz de los Estados Unidos en los años 2008 y 2009. Luego de caídas dramáticas en las ventas de automóviles a lo largo de 2008, dos de los tres grandes fabricantes de automóviles de Estados Unidos, General Motors (GM) y Chrysler, solicitaron préstamos de emergencia para abordar la inminente escasez de efectivo. En Abril 2009, la situación había empeorado de tal manera que tanto GM como Chrysler se enfrentaron a una quiebra y liquidación inminentes. Con la intención de evitar pérdidas masivas de empleos y la desestabilización de daño a todo el sector de la fabricación en Estados Unidos y Canadá, proporcionaron sin precedentes ayuda financiera con un rescate de soporte de US$ 85 mil millones para permitir que las empresas pueden reestructurar la deuda bajo el paraguas del Capítulo 11 de bancarrota. Ambas compañías solicitaron por separado esta protección antes del 1 Junio 2009.

General Motors surgió de la bancarrota como una nueva compañía de propiedad mayoritaria del Tesoro de los Estados Unidos , y Chrysler surgió como propiedad principalmente del sindicato United Auto Workers y del fabricante de automóviles italiano Fiat SpA. Ambas compañías terminaron acuerdos con cientos de sus concesionarios y GM suspendió varias de sus marcas como parte de los procedimientos de bancarrota. Ford Motor Company pudo sobrevivir sin entrar en bancarrota en parte debido a una gran línea de crédito que obtuvo en 2007.

A partir de 2012, la industria se ha recuperado en cierta medida. GM tuvo ventas en 2011 de más de 9 millones de vehículos, más que Toyota. Sin embargo, según un informe de mayo de 2011 del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, el gobierno de Estados Unidos puede tener que cancelar alrededor de US$ 14 mil millones de su préstamo de US$ 80 mil millones. Para 2012, las encuestas del Centro de Investigación Pew y el Instituto de Encuestas de la Universidad de Quinnipiac muestran que el público estadounidense ahora cree que los rescates han sido útiles para la economía estadounidense.

Aproximadamente doce años después de que el gobierno de los Estados Unidos rescatara a General Motors y Chrysler, los encargados de formular políticas en Washington están debatiendo cómo lanzar a Boeing un salvavidas mientras se tambalea por el doble frente de crisis que involucra a la línea Boeing 737 MAX y la epidemia del Coronavirus.

Boeing con dos frentes de tormenta

AW-7370077La situación financiera de Boeing ya estaba bajo presión incluso antes del coronavirus. El destacado inversor de fondos de cobertura Bill Ackman ha expresado un escenario sombrío esta semana para la compañía de aviación: “Boeing está al borde. Boeing no sobrevivirá sin un rescate del gobierno”.

Los dos frentes de crisis han puesto a la compañía aeroespacial con sede en Chicago en medio del ojo de la tormenta. El 737 MAX, que había sido el avión más vendido de la compañía, ha estado fuera de servicio durante más de un año después de dos accidentes aéreos por problemas de diseño y fiscalizaciones en seguridad. La larga puesta a tierra le ha costado a la compañía más de US$ 18 mil millones, una cifra que continuará incrementándose a más allá del tiempo de la recertificación. El otro frente es el Coronavirus que ahora ha empeorado considerablemente esa imagen, borrando la demanda de vuelos y poniendo en dificultades financieras a los clientes de las aerolíneas de Boeing.

El impacto de estas dos situaciones ha golpeado las finanzas y las acciones de Boeing, dejando su capitalización de mercado el Viernes 20/03 en alrededor de US$ 54 mil millones, anunciado sistemáticamente la suspensión de su dividendo hasta nuevo aviso. La compañía, que previamente había anunciado que suspendería la recompra de acciones, dijo que el programa permanecería en pausa indefinidamente.

La doble crisis de Boeing amenazaría la supervivencia de otras compañías, pero aún conserva un apoyo considerable en Washington debido a su importancia para la economía estadounidense, con aproximadamente 130.000 empleados, con 17.000 empleados indirectos de proveedores de la aeroespacial.

Gobierno confirma rescate

El Presidente Donald Trump aprobó el Martes 17/03 medidas agresivas para ayudar a las compañías, y dijo a los periodistas en una reunión informativa, “tenemos que proteger a Boeing y ayudar a Boeing”. En una presentación de valores el jueves, Boeing dijo que actualmente se está discutiendo una variedad de enfoques para apoyar a la industria aeroespacial de Estados Unidos, pero la compañía declinó hacer más comentarios sobre las opciones. La ayuda para la industria aeroespacial no está incluida en el paquete de estímulo de US$ 1 billón que ahora se está elaborando en Capitol Hill, aunque sí incluye ayuda para las aerolíneas. Una opción que se ha discutido es que el gobierno tome una participación accionaria en Boeing. “Los contribuyentes deben recibir capital en una empresa a cambio de asistencia para que el público se beneficie de su inversión cuando la empresa sea fiscalmente estable”, dijo el Representante Demócrata del Estado de Oregon, Earl Blumenauer.

El modelo establecido por General Motors y Chrysler después de la crisis financiera de 2008 y quiebra bajo el Capítulo 11 y la posterior reestructuración de las finanzas ha podido funcionar a lo largo del tiempo. El rescate automático fue lanzado por el ex presidente George W. Bush en 2008 bajo el Programa de Alivio de Activos en Problemas, y llevado a cabo por la administración de Barack Obama. El gobierno federal inyectó US$ 81 mil millones en dos de los tres grandes fabricantes de automóviles de Detroit y tomó participaciones de capital en las compañías, y luego vendió esas acciones en diciembre de 2013. GM se declaró en bancarrota en junio de 2009 y recibió US$ 50 mil millones en apoyo que le permitieron al gobierno tomar una participación del 61% en la nueva GM. La compañía fue nacionalizada efectivamente, aunque los funcionarios evitaron ese término. La reestructuración costó a los accionistas US$ 11,2 mil millones, pero salvó unos 1,5 millones de empleos, según el Centro de Investigación Automotriz.

Una posible nacionalización de parte de la Boeing podría traer algunos cambios en el mercado y la política. Scott Hamilton, de Leeham News, que se especializa en aviación, dijo que la adquisición de Boeing por parte de Estados Unidos podría plantear preocupaciones competitivas en la industria de la defensa. “Boeing es el segundo contratista de defensa de la nación. ¿Cómo afectaría esto a las ofertas de contratos de defensa? Me imagino que Lockheed Martin y Northrop Grumman podrían tener algunas preocupaciones”, dijo Scott Hamilton. “No creo que haya una gran justificación para una participación estadounidense en Boeing”, dijo Richard Aboulafia del Grupo Teal, una consultora de investigación centrada en la aviación y la defensa.

El gobierno también podría condicionar la ayuda a la división de la compañía en dos entidades, una enfocada en aviones comerciales y la otra en defensa, dijeron expertos. Otra posibilidad podría ser una fusión de Boeing con otros gigantes de la defensa, dijeron los expertos. Lockheed Martin no respondió a las consultas, mientras que Northrop declinó hacer comentarios. Los impactos de las crisis generan grandes cambios en las políticas de mercado que en muchas de las situaciones son imposibles de determinar hacia donde conducirá los vientos de la aviación. AW-Icon AW001

AW-Boeing_7700044US government will help Boeing

Boeing_Isologo.svgState assistance could be essential for the survival of the aerospace company

Many companies in the United States and the world are experiencing difficulties due to the economic paralysis that countries across the planet face. The aerospace giant The Boeing Company has requested US$ 60 billion in federal support for the U.S. aerospace industry, but how such a rescue would work remains unclear.

2008 crisis lessons

Beginning in the second half of 2008, a global recession negatively affected the United States economy. A combination of several years of declining car sales and poor credit availability led to a more widespread crisis in the United States auto industry in 2008 and 2009. After dramatic declines in car sales throughout In 2008, two of the three largest US automakers, General Motors (GM) and Chrysler, applied for emergency loans to address the impending cash shortage. In April 2009, the situation had worsened in such a way that both GM and Chrysler faced impending bankruptcy and liquidation. Intended to prevent massive job losses and destabilization of damage to the entire manufacturing sector in the United States and Canada, they provided unprecedented financial assistance with a US$ 85 billion support bailout to allow companies to restructure debt under Chapter 11 bankruptcy umbrella. Both companies separately requested this protection before June 1, 2009.

General Motors emerged from bankruptcy as a new majority-owned company in the United States Treasury, and Chrysler emerged primarily as the property of the United Auto Workers union and Italian automaker Fiat SpA. Both companies terminated agreements with hundreds of their dealers and GM suspended several of their brands as part of the bankruptcy proceedings. Ford Motor Company was able to survive without going bankrupt in part because of a large line of credit is obtained in 2007.

As of 2012, the industry has recovered somewhat. GM had 2011 sales of more than 9 million vehicles, more than Toyota. However, according to a May 2011 report from the National Economic Council of the White House, the United States government may have to pay off around US$ 14 billion of its US$ 80 billion loans. For 2012, surveys from the Pew Research Center and Quinnipiac University Survey Institute show that the American public now believes that bailouts have been helpful to the American economy.

Approximately twelve years after the United States government rescued General Motors and Chrysler, policymakers in Washington are debating how to launch a lifeguard at Boeing as it wobbles over the dual crisis front involving the Boeing 737 line. MAX and the Coronavirus epidemic.

AW-73700-MAXBoeing with two storm fronts

Boeing’s financial situation was already under pressure even before the coronavirus. Leading hedge fund investor Bill Ackman has voiced a grim scenario this week for the aviation company: “Boeing is on the brink. Boeing will not survive without a government bailout”.

The two crisis fronts have put the Chicago-based aerospace company in the middle of the eye of the storm. The 737 MAX, which had been the company’s best-selling aircraft, has been out of service for more than a year after two plane crashes due to design issues and safety inspections. The long grounding has cost the company more than US$ 18 billion, a figure that will continue to increase beyond the time of recertification. The other front is the Coronavirus, which has now considerably worsened that image, erasing the demand for flights and putting Boeing airline customers in financial difficulty.

The impact of these two situations has hit Boeing’s finances and stocks, leaving its market capitalization on Friday 03/20 at about US$ 54 billion, systematically announced the suspension of its dividend until further notice. The company, which had previously announced it would suspend the buyback, said the program would remain on hiatus indefinitely.

Boeing’s dual crisis would threaten the survival of other companies, but it still retains considerable support in Washington because of its importance to the American economy, with approximately 130,000 employees, with 17,000 indirect employees of aerospace providers.

Government confirms rescue

President Donald Trump on Tuesday approved 03/17 aggressive measures to help companies, and told reporters at a briefing, “We have to protect Boeing and help Boeing”. In a securities presentation Thursday, Boeing said a variety of approaches to support the U.S. aerospace industry are currently being discussed, but the company declined to comment further on the options. Aid to the aerospace industry is not included in the US$ 1 trillion stimulus package now being developed on Capitol Hill, although it does include aid to airlines. One option that has been discussed is for the government to take a stake in Boeing. “Taxpayers must receive capital in a company in exchange for assistance so that the public benefits from their investment when the company is fiscally stable”, said Oregon State Representative Democrat Earl Blumenauer.

The model established by General Motors and Chrysler after the 2008 financial crisis and bankruptcy under Chapter 11 and the subsequent financial restructuring has been able to work overtime. The automatic rescue was launched by former President George W. Bush in 2008 under the Troubled Asset Relief Program and carried out by the Barack Obama administration. The federal government injected US$ 81 billion into two of Detroit’s three largest automakers and took equity stakes in the companies, then sold those shares in December 2013. GM filed for bankruptcy in June 2009 and received US$ 50 billion in support that allowed the government to take a 61% stake in the new GM. The company was effectively nationalized, although officials avoided that term. The restructuring cost shareholders US$ 11.2 billion, but saved about 1.5 million jobs, according to the Automotive Research Center.

A possible nationalization by Boeing could bring some changes in the market and politics. Scott Hamilton of Leeham News, which specializes in aviation, said the US acquisition of Boeing could raise competitive concerns in the defense industry. “Boeing is the nation’s second-largest defense contractor. How would this affect defense contract offers? I imagine Lockheed Martin and Northrop Grumman may have some concerns”, said Scott Hamilton. “I don’t think there is much of a justification for a US involvement in Boeing”, said Richard Aboulafia of the Teal Group, a defense and aviation-focused research consultancy.

The government could also condition aid to the company’s division into two entities, one focused on commercial aircraft and the other on defense, experts said. Another possibility could be a merger of Boeing with other defense giants, experts said. Lockheed Martin did not respond to inquiries, while Northrop declined to comment. The impacts of crises generate large changes in market policies that in many situations are impossible to determine where the winds of aviation will lead. AW-Icon AW002

 

 

 

 

 

Ξ A I R G W A Y S Ξ
SOURCE: Airgways.com
DBk: Airgways.com / Boeing.com / Jakartapost.com
AW-POST: 202003212118AR

A\W   A I R G W A Y S ®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s